La Paz. Los equipos de rescate recuperaron hasta las 18.30 de este jueves los cadáveres de ocho de las 15 ó 16 personas atrapadas bajo los escombros del edificio Málaga. Según el reporte forense, todos perecieron aplastados por masas de concreto cuando pretendían huir del desastre.

A 100 metros de distancia del multifamiliar que se desplomó a las 22.00 de este lunes, donde comienza el perímetro de seguridad, se siente el olor a muerte. Los socorristas usan barbijos para mitigar el olor y evitar una infección, y este jueves la Cruz Roja repartió tapabocas entre los periodistas que realizan la cobertura.

Sin embargo, pese a la presencia de la muerte, la esperanza aún alienta. Miembros del equipo de rescate creen que están a metros de al menos tres sobrevivientes, que anoche cumplieron 72 horas bajo tierra, sin agua ni alimento.

Guillermo Saucedo, director del Centro de Operaciones de Emergencia de Santa Cruz, informó en el último reporte de la tarde: “Estamos cerca de donde creemos que pueden estar”. Su confianza se asienta en el hecho de que la perforadora a diamantina, traída por la Corporación Minera de Bolivia, está a metros de uno de los bolsones de aire.

“La diamantina tiene que perforar 21 metros, y esta tarde estaba en 18 metros”. El trabajo es lento, porque el equipo encuentra a su paso “muchísimo fierro, lo que está demorando su trabajo. También se hacen perforaciones verticales para insuflar aire y agua por esos conductos”.

"Estamos hablando en concreto de ocho personas fallecidas bajo las mismas circunstancias: afectadas por los escombros. Todavía hay señales de vida y abrigamos la esperanza porque estamos cada vez más cerca del lugar donde creemos que están estas personas con vida", añadió.

Pero el tiempo apremia, porque cada hora es un reto para los supervivientes. El doctor Fernando Saavedra, de la Caja Petrolera de Santa Cruz, informó que una persona puede vivir cinco días sin comer ni beber nada. Más allá de eso, sobreviene una descompensación metabólica que puede conducir a la muerte.

Estos parámetros, sin embargo, varían de acuerdo con el nivel nutricional, la condición física y la edad de cada individuo.

Las víctimas entre los escombros del Málaga llevan con hoy más de tres días aguantando en condiciones muy difíciles.

A las 5.27 de este jueves fue trasladado a la morgue el cuerpo del cochabambino Luis Camacho Rodríguez (37), después el de Luis Antonio Egüez (23). A las 8.44 llegó el de José Luis Encinas Bravo. El cadáver de Antenor Daza, de 22 años, fue recuperado a las 16.50, mientras que el cuerpo de Domingo Bruno Meleán Pérez, de 33 años, fue levantado de los escombros a las 18.20.

A estos cinco fallecidos se suman Félix Alberto Montaño Pizarro, de 34 años, y Yhonny Callisaya Cairo, de 15, cuyos cadáveres fueron hallados el martes. El cuerpo de Enrique Alarcón, paceño de 38 años, fue rescatado la mañana del martes.

La perforadora a diamantina traída desde Oruro logró identificar dos bolsones de aire. “Un lugar donde estarían protegidas las personas”, dijo el comandante nacional de Bomberos, Gustavo Daza, lo que abriría la esperanza de encontrar con vida a algunos de los constructores.

La diamantina trabaja desde las 8.00 de la mañana y no dejó de operar. La máquina perfora un hueco de forma oblicua para que posteriormente puedan ingresar los rescatistas. “Vamos a tener la oportunidad de introducir aire, oxígeno, agua y otros elementos más que podrán contar las personas que podrían estar en el interior”, explicó Daza.

“Contamos con un escáner que nos ha permitido visualizar desde la parte superior de la losa el interior del edificio colapsado, lo cual nos ha dado otra oportunidad de usar un equipo sofisticado a través de un conducto, un cable; entonces con esos dos elementos se están buscando a las personas donde podrían estar”, aseveró Daza.

El responsable de los Bomberos puntualizó que gracias a este escáner y la diamantina pudieron detectar uno de los cuerpos sin vida que fueron rescatados este jueves.

Incógnita. Daza prefirió no dar cifras respecto al número de personas atrapadas entre los fierros y el concreto. “Mire, no queremos especular, queremos terminar el trabajo y después darles la respuesta. No queremos ser irresponsables”.

Los rescatistas esperaban este jueves la llegada de una cortadora de losa que permitirá allanar el camino para acceder al lugar donde los canes, que hicieron el rastrillaje, ubicaron uno de los bolsones de aire donde podría existir vida humana.

En tanto, afiches con frases como ¡Tengan fe! ¡Ánimo!, entre otros, fueron pegados en las paredes donde los guardias del municipio y la Gobernación controlan el ingreso de las donaciones. “Yo tengo mucha fe en que Dios los ayudará, por eso vine hasta aquí para darles fuerza”, dijo Valeria, una joven de 19 años.

No obstante, algunos pobladores cruceños creen que se tarda mucho en las tareas de rescate. “Yo quiero ayudar, pero no me dejan entrar”, señaló molesto Juan, un desempleado.

El multifamiliar Málaga, de 10 pisos, era edificado por la empresa Sicruz que, según se confirmó, no era una constructora.

Peligro. El uso de barbijos, guantes, gafas y otros implementos de seguridad son obligatorios en el lugar de operaciones, donde se observa el trabajo de alrededor de 600 rescatistas entre voluntarios, bomberos, policías, técnicos, ingenieros y otros. Están divididos en grupos y trabajan por turnos.

El Comandante Nacional de Bomberos explicó que hay tres grandes grupos de personas en el lugar: rescatistas especializados, operarios de maquinaria y equipos, y los voluntarios. El trabajo se ha venido realizando en tres etapas: análisis y estabilización de la estructura, rastrillaje con canes e identificación de lugares sensibles, y trabajos para alivianar el peso encontrado en el lugar.

La labor con equipos de maquinaria pesada fue constante en el día. Grúas de diversa capacidad movían los gigantescos bloques de escombros junto a retroexcavadoras y tractores. “Hemos usado grúas de alto tonelaje para cortar las losas, sacarlas del lugar para que no caigan”, añadió.

Cardenal declara su profundo pesar

El cardenal Julio Terrazas emitió este jueves un mensaje en el que expresa su solidaridad con las víctimas y familiares del derrumbe del edificio Málaga en Santa Cruz, informó la agencia ANF.

"Junto a los sacerdotes de nuestra Arquidiócesis, en retiro espiritual, expreso mi hondo pesar por las víctimas a causa del derrumbe", afirma el mensaje. Terrazas comunica a víctimas y familiares que toda la Arquidiócesis de Santa Cruz ora y se solidariza con ellos, "con la confianza puesta en el Dios de la Vida".

Ayuda de países latinoamericanos. México, Argentina, Chile, Perú y Brasil respondieron al pedido de ayuda internacional del gobierno de Bolivia y enviaron este jueves equipos de rescate a Santa Cruz para colaborar con la localización y el salvamento de las personas que aún permanecen con vida bajo las ruinas del edificio Málaga.

Un grupo de la Brigada de Emergencia de Protección Civil del Estado de Jalisco, una de las más experimentadas, se trasladó a la capital cruceña por orden del presidente mexicano Felipe Calderón. México fue el primer país que ofreció ayuda. Y el arribo de los socorristas se había previsto para las 24.00.

El equipo tiene 12 miembros: seis brigadistas de rescates especializados en estructuras colapsadas, cuatro paramédicos, un perro adiestrado y un especialista evaluador de daños. La misión trae consigo equipo especializado.

Más tarde, fuentes de la embajada de Argentina en La Paz informaron del arribo de dos Cascos Blancos, organismo gubernamental que actúa en respuesta rápida a crisis y a emergencias. Este equipo está conformado por dos expertos en rescate de estructuras colapsadas.

Después llegó la información de que el gobierno de Chile había decidido colaborar enviando en un avión especial a 28 bomberos, expertos en situaciones de rescate en edificios derrumbados. Se había previsto que la nave aterrice en Viru Viru la madrugada de este viernes.

Los bomberos chilenos traen consigo tres toneladas de equipamiento de rescate, búsqueda y salvamento, equipo digital, cámaras termales, equipos de escucha y transmisión de imágenes y maquinarias de corte y perforación.

El comandante del Cuerpo de Bomberos de Santiago, Cristóbal Goñi, en declaraciones a radio Cooperativa explicó que “estamos enviando un grupo de avanzada a requerir información”.

El ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, confirmó desde Santa Cruz el arribo de 25 socorristas más de Arequipa, Perú, zona que ha tenido situaciones de esta naturaleza .También se anunció la llegada de un experto de Brasil.

Chilenos actuaron en Haití. La prensa chilena informó que el equipo de rescatistas chilenos que viaja a Bolivia por orden del gobierno del presidente Sebastián Piñera es experto en tareas de salvamento en estructuras colapsadas, ya que participó en las labores de socorro luego del terremoto de 7 grados Richter que asoló a Haití en enero del 2010.