La Paz. En Bolivia luchan por mantener con vida a la decena de trabajadores que permanecen atrapados después que el lunes se desplomó un edificio en la ciudad de Santa Cruz.

Los hombres se encuentran en los sótanos del edificio de 10 plantas ubicado en el centro de la ciudad, el cual colapsó por causas aún desconocidas.

El presidente Evo Morales se manifestó preocupado por la situación de los atrapados e instruyó la búsqueda de ayuda de expertos internacionales, informó La Opinión.

Según informa La Razón, el director del Centro de Operaciones de Emergencia de la Gobernación del departamento de Santa Cruz, Guillermo Saucedo, elegido como portavoz de los socorristas, indicó este miércoles que “desde ese momento (el derrumbe) se ha estado buscando un túnel para poder llegar a ellos, pero todavía estos espacios son insuficientes. Hay muchos escombros y mucha inestabilidad y por eso se están buscando otras alternativas”.

“Están en las cercanías del ascensor y en la parte central, donde gracias a Dios hay una estructura más firme que está soportando el peso”, explicó.

Sin embargo, debido a que la estabilidad del lugar está muy comprometida, durante la mañana del miércoles se decidió suspender el uso de maquinaria pesada y retomar el penoso y lento movimiento manual de escombros, en busca de un túnel para llegar hasta los sobrevivientes. Por la tarde, grúas, retroexcavadoras y tractores apuraban la remoción de los escombros para acelerar el avance y llegar hasta las víctimas.

Contacto. El multifamiliar Málaga, de 10 pisos, se vino abajo la noche del lunes, y atrapó a ingenieros, arquitectos y obreros que trataban de apuntalar la estructura. Vecinos del edificio informaron que la obra venía emitiendo ruidos extraños hace varias semanas. Éstos se habrían tornado más pronunciados la mañana del lunes.

A las 2.04 de la madrugada de este miércoles, un grupo de socorristas penetró debajo de los restos de la estructura colapsada y logró tomar contacto con un grupo de sobrevivientes con golpes en la pared que fueron respondidos, informó Saucedo.

“Al mediodía de hoy (este miércoles) se han tomado nuevos contactos (a través de golpes) y todavía tenemos respuesta”, añadió y confirmó que no se tiene una cifra oficial de personas que permanecen sepultadas desde la noche del lunes.

“Pueden ser 15 ó 16, no lo sabemos con precisión”.

La encargada de Parques y Jardines del municipio cruceño, Angélica Sosa, informó que se ha comenzado a bombear oxígeno a los sobrevivientes a través de perforaciones y mangueras. También se procedió con la instalación de micrófonos para facilitar la comunicación con ellos.

Los canes adiestrados ubicaron tres puntos donde se presume que están los supervivientes, dos de los cuales coinciden con los golpes de respuesta obtenidos por los socorristas.

Un grupo de amigos de Jesús Casanovas, una de las personas sepultadas, informó que lograron comunicarse con él por celular y les dijo que estaba junto al ingeniero Armando Ribera, padre de la modelo y reina de belleza Maricruz Ribera.

Pese a que urge llegar hasta los sobrevivientes, Guillermo Saucedo estableció que las dificultades son enormes. “Tenemos 10 losas de concreto y hierro de 25 centímetros cada una, apiladas una sobre la otra, sin contar con las vigas y otros materiales, que se han deslizado hacia un lado. Tenemos que hacer una perforación de seis metros”, señaló.

El equipo de rescate, que trabaja en forma continua e ininterrumpida, está compuesto por 300 personas, divididas en 16 grupos que trabajan en turnos de una hora. Para ellos se ha habilitado un albergue en el lugar para que puedan descansar y alimentarse, y otro para los familiares, que siguen de cerca las tareas de salvamento, donde se les da apoyo psicológico y alimentos.

El Comando de Operaciones de los socorristas está en la calle Mercado, donde las autoridades toman decisiones.

Tanto la gobernación como Defensa Civil solicitaron el apoyo de la población para abastecer a las fuerzas de rescate con agua, comida, mangueras, linternas, guantes, cascos, gafas y mascarillas de seguridad, entre otros.

A primeras horas de la tarde llegó un nuevo contingente de socorristas de La Paz. Se trata de 17 efectivos del Grupo de Atención a Emergencias Municipales. El alcalde paceño Luis Revilla estuvo presente en la capital oriental y ofreció más ayuda para el rescate.

Anomalías. Según testimonio de uno de los heridos, el día en el que el edificio se desmoronó, entre las 10.00 y las 11.00 de la mañana se quebró una columna, señal de que algo malo estaba pasando.

La mayoría de los obreros se negó a reanudar el trabajo por la tarde, y sólo un grupo reducido ingresó a apuntalar la estructura. Entre las 17.00 y 18.00 se partió una segunda columna y a las 22.00 el edificio colapsó.

También se logró establecer que la Sociedad Inmobiliaria y Constructora S.A. (Sicruz) no está registrada en la Cámara de la Construcción de Santa Cruz, que su actividad principal es la compra y venta de bienes raíces, y que la obra estuvo paralizada desde el 2005 hasta el 2010.

* Con información de La Razón.