La Paz. La muerte de las 12 personas, cuyos cuerpos fueron recuperados hasta la noche de este domingo, ocurrió el mismo día del derrumbe del edificio Málaga, confirmó el equipo de rescatistas, bomberos y autoridades que trabaja en la zona del desastre.

“Todos murieron en forma instantánea, por aplastamiento, el mismo día del colapso del edificio Málaga”, leyó en la noche del domingo en un comunicado Guillermo Saucedo, portavoz y coordinador general de las tareas de rescate de las víctimas.

En el informe se confirmó el rescate de 12 cuerpos, tres en el transcurso de la jornada de este domingo. De los ingenieros Marcelo Niño de Guzmán, Jesús Casanovas y Armando Ribera.

El comunicado también se refirió a otros tres cuerpos ubicados entre los escombros, pero hasta las 21.00 no se había realizado el rescate, debido a que se encontrarían bajo estructuras de considerable tamaño.

Un equipo de rescatistas franceses, que llegó este domingo, realizó labores de búsqueda en la noche, mientras el resto de los expertos extranjeros inició el retorno a sus países.

Como no había sucedido en la semana, el trabajo de la maquinaria pesada permitió que en menos de seis horas se rescate los cuerpos de las tres víctimas. Después del derrumbe de la construcción de 10 pisos, uno a uno, los cuerpos de los albañiles, ingenieros y arquitectos fueron rescatados de las cavidades del inmueble, en la etapa denominada de salvataje; pero este domingo, tres cuerpos llegaron en un solo día hasta la morgue San Juan de Dios.

En cada uno de los casos, el médico forense, Hugo Cuéllar, apuntó al politraumatismo encefalocraneano como la principal razón de muerte. El aplastamiento de pulmones, hígado y asfixia completa es el diagnóstico.

El cuerpo de Marcelo Niño de Guzmán, de 42 años, llegó aproximadamente a las 9.30 a la morgue. Unos cinco minutos antes, el vehículo Toyota plomo de Homicidios, bautizado por estos días como “el coche fúnebre”, salió de forma veloz de la zona cero del derrumbe.

Cuatro funcionarios bajaron el cuerpo, cubierto por unas sábanas blancas, de la camioneta; ante las cámaras fotográficas y el despliegue de TV. Una hora después, el informe médico forense dijo que Niño de Guzmán, el responsable de la obra, murió por politraumatismo.

A unos metros, los familiares pedían respeto. “No vamos a hablar, es un momento difícil”. A Niño de Guzmán lo conocían como “Chelo” y vivía hace años en Santa Cruz. El entierro será en Cochabamba.

Nieto. La tarde de este jueves, el anciano Jesús Casanova rogaba porque su nieto del mismo nombre pueda salir vivo después del derrumbe del Málaga. Esa tarde, el abuelo temblaba y no podía sostener el diálogo. Este domingo no apareció en la morgue, a donde llegó el cuerpo de su nieto Jesús Casanova, un ingeniero y docente de universidad de 28 años.

“¡Mi hermano tiene que estar vivo! ¡Por Dios debe estar vivo!”, gritaba con dolor una de sus hermanas, mientras un familiar intentaba consolarla. El ingeniero, según los familiares, no tenía nada que ver con los responsables del Málaga, y sólo era un amigo de los ingenieros de la construcción. “Era un gran hermano. Me hizo estudiar en la universidad y me llevaba a la iglesia”, confesaba una de sus hermanas.

Cerca de las 15.30, el duodécimo cuerpo de los 16 albañiles atrapados fue rescatado por los bomberos en la zona cero. Se trataba del ingeniero Armando Ribera Jiménez, de 58 años, y padre de la modelo y conductora Maricruz Ribera. Un carro fúnebre trasladó los restos al sepelio.

El Papa envió un mensaje. El cardenal Julio Terrazas hizo presente este domingo el mensaje de Benedicto XVI: “Hondamente apenado al conocer la triste noticia del derrumbe del edificio Málaga de la ciudad de Santa Cruz, en el que numerosas personas han perdido la vida y otras han quedado heridas, ofrece fervientes sufragios por el eterno descanso de los fallecidos”.

“En estos momentos de dolor el Sumo Pontífice manifiesta también su profundo pesar a los familiares de las víctimas, junto con sus sentidas expresiones de cercanía y consuelo hace viva solicitud y deseo de pronto restablecimiento de los heridos, a la vez que alienta a continuar socorriendo a los afectados por esta desgracia”, añade el mensaje.

Bryan Ortiz, el rescatista de 15 años que mantiene su labor

Bryan Ortiz sonríe y sus frenillos brillan. El joven, nacido en Santa Cruz, hace 15 años, no pensó dos veces cuando lo llamaron este miércoles para ayudar en el rescate de los atrapados del edificio Málaga, pero jamás pensó llevarse una “impresión tan fuerte”.

“Entré a mis 11 años y ahora ya estoy cuatro años en el FUNSAR; ayudamos en algunos operativos, pero esto del Málaga ha sido muy diferente”, declara mientras ajusta su uniforme. “La impresión fue muy fuerte, pero olvidamos todo por ayudar a las personas enterradas. El trabajo es muy riesgoso, pero a todos nosotros no nos interesa nada de aquello, porque sólo queremos ayudar”.

En la zona realizó turnos continuos de cinco horas, con descanso de dos. “Desde el miércoles que estoy fuera de casa. Mi madre me llama siempre para saber cómo estoy porque además soy hijo único. Aquí estamos bien, porque además hemos conocido a compañeros de La Paz, Cochabamba y también expertos que han llegado desde México, Perú, Chile, Argentina y ahora de Francia”, afirma con orgullo.

Bryan no tiene tiempo ni para pensar en las clases que se inician esta semana. “Sí comienzan las clases, pero estoy pensando pedir permiso de la directora, por lo menos una semana para no dejar el rescate, porque quiero seguir aquí y terminar con el rescate. Seguiré hasta lograr el rescate de todos los cuerpos, que es nuestro principal objetivo “, acota.

Las víctimas:

Enrique Alarcón (38)
Nació en La Paz. Era ingeniero. Trabajaba como gerente general de la empresa Sicruz. Fue la primera víctima en ser recuperada.

Miguel M. Rojas (21)
Nació en Santa Cruz. Deja una esposa y un niño de 4 años. Era albañil.

Domingo Pérez (37)
Nació en Tarija. No trabajaba en la obra del edificio Málaga. Se desempeñaba como albañil.

Félix Montaño (35)
Cruceño. Era asistente de la empresa constructora. Deja viuda y tres hijos.

José L. Encinas (33)
Nació en Santa Cruz. Era el capataz de la obra del edificio Málaga.

Yhony Calisaya (15)
Dejó el colegio para trabajar como albañil y era su primer día en la obra.

Luis A. EgÜez (23)
Hermano de Yhony. Deja un niño en la orfandad y una viuda.

José Camacho (37)
Nació en Cochabamba. Su labor en la obra era la de maestro de albañil.

Antenor Daza (24)
Natural de Chuquisaca. Se desempeñaba como albañil, pero en otra obra.

Marcelo Niño de Guzmán (42)
Cochabambino. Era el responsable de obras.

Jesús casanova (28)
Ingeniero civil. No tenía que ver con la obra. Era amigo de los ingenieros de la obra del Málaga.

Juan A. Ribera (58)
Ingeniero Civil. Calculista de la obra. Era el padre de Maricruz Ribera.

Rodolfo Rivera
Todavía no se encontró su cuerpo. Trabajaba en la obra del edificio Málaga.

Leonardo Plata
Aún se busca su cuerpo. Era empleado de la obra.

Rubén Urzagaste
Se espera recuperar su cuerpo en la jornada de hoy.