Londres. El Gobierno británico retiró una controvertida propuesta para dejar de proveer leche gratuita a los escolares, mientras el primer ministro David Cameron advirtió el domingo que preciados beneficios públicos tendrían que ser eliminados con los planes de reducción de gastos.

Cameron comparó a Gran Bretaña con un negocio en quiebra y dijo que los esfuerzos necesarios para encarar el déficit de presupuesto incluirían dolorosos recortes a servicios del Gobierno. Sin embargo, la confusión sobre los planes para retirar la leche gratuita -en la que un ministro dijo que la idea estaba siendo evaluada mientras el despacho de Cameron la descartó- mostró cuán difícil sería aplicar esos impopulares recortes.

La leche gratuita para escolares fue introducida por primera vez durante la década de 1940 y ahora cuesta al país 50 millones de libras esterlinas (80 millones de dólares) por año, pero deshacerse de ella es un asunto delicado debido al efecto sobre el bienestar de los niños.

La propuesta recordó la decisión de la ex primera ministra británica conservadora, Margaret Thatcher, de retirar la leche gratuita para niños de más de siete años cuando era secretaria de Educación en la década de 1970, ganándose el apodo de "Thatcher the milk Snatcher" ("Thatcher la roba leche").

Detalles de la revisión de gastos del Gobierno de la coalición Conservadora-Liberal Demócrata serán anunciados en octubre, con departamentos que afrontan reducciones de presupuesto sin precedentes de cerca del 25 por ciento.

"Cuando una compañía está fracasando, cuando el gasto está subiendo, las ventas están cayendo y se acumula deuda, uno necesita ingresar con energía, ideas y visión", dijo Cameron al diario Sunday Times.

"Pero aún con la reforma, la verdad es que habrá algunas cosas que nosotros valoramos genuinamente que tendrán que terminar debido al legado que hemos recibido. No me gusta más que a otros, pero esta es la realidad de la situación en la que estamos", afirmó.

Cameron advirtió que habría algunas decisiones de gastos impopulares, y aunque pocas propuestas se han hecho públicas, algunas sugerencias fueron descartadas tras causar fricción dentro de la coalición de Gobierno.