Un brote del letal virus del Ebola ha causado la muerte de 13 personas en Uganda y las autoridades están haciendo esfuerzos por contener la propagación de la fiebre hemorrágica, dijo este sábado la Organización Mundial de la Salud (OMS).

No existe tratamiento ni vacuna contra el Ebola, que se transmite por el contacto cercano con personas y, dependiendo de la cepa, puede provocar la muerte de hasta 90% de quienes son infectados.

Joaquim Saweka, representante de la OMS en Uganda, dijo que aunque se sospechaba que las infecciones del Ebola emergieron previamente en julio en el distrito de Kibale, unos 170 kilómetros al oeste de la capital Kampala, el brote no fue confirmado hasta este viernes.

"Hay un total de 20 personas que se sospecha habrían contraído el Ebola y 13 de ellos han muerto", dijo Saweka.

"Un equipo de expertos del Gobierno, la OMS y los Centros de Control de Enfermedades de Estados Unidos está en el terreno y siguiendo todos los casos sospechosos y a aquellos que entraron en contacto con los pacientes", agregó.

Saweka sostuvo que el origen del brote aún no había sido confirmado, pero existen informaciones respecto a que 18 de 20 casos están relacionados con una familia.

Kibale se ubica cerca de la República Democrática del Congo (RDC) donde el virus emergió por primera vez en 1976 y obtuvo su nombre a partir del Río Ebola.

Los síntomas incluyen fiebres altas, intensa debilidad, dolor muscular, dolor de cabeza y de garganta, seguidos por vómitos, diarrea, erupciones, mal funcionamiento del riñón y el hígado. Finalmente se producen hemorragias por boca y recto.

El Ebola fue reportado por última vez en Uganda en mayo cuando causó la muerte de una niña de 12 años. El brote más devastador del país se produjo en el 2000 cuando 425 personas resultaron infectadas y más de la mitad de ellas falleció.