La Haya. Holanda y Bélgica esperan una semana de gran notoriedad global, ya que ambos países serán sedes de dos importantes encuentros cumbre: uno sobre seguridad nuclear (NSS) y otro del "G7". También se suma el encuentro de la Unión Europea con países africanos y latinoamericanos.

Las autoridades holandesas despliegan el mayor dispositivo de seguridad para recibir tanto a los dirigentes de las siete mayores potencias mundiales del G7, como a los más de medio centenar que concurrirán este lunes y martes en la ciudad holandesa con motivo de la NSS, en cuya agenda incluirá no sólo la amenaza nuclear y el terrorismo, sino que también la crisis ucraniana.

Las autoridades han impuesto medidas de restricción del tráfico por carretera, aéreo y marítimo.

Desde este domingo y hasta el 5 de abril, y por la intensa actividad oficial de alto nivel en Bruselas, las autoridades belgas han aumentado el nivel de alerta de 2 a 3 (elevado).

Por ejemplo, la visita del presidente de Estados Unidos, Barak Obama, incluye un paseo por el barrio de los Museos de Amsterdam. Ante ello, la Policía le ha solicitado a los vecinos del sector que no usen sus balcones mientras el mandatario lleva a acabo la citada actividad.

Tanto Obama como el presidente de China, Xi Jinping, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, viajarán de Holanda a Bruselas a mitad de semana para participar en diversas cumbres y reuniones bilaterales con líderes europeos.

Las autoridades belgas ya ultiman el despliegue de seguridad que significará la visita de Obama a Bruselas por motivo de la cumbre UE-Estados Unidos y de la OTAN, las visitas de Ban y Xi a las instituciones europeas, así como la cumbre UE-África y UE- América Latina.

Desde este domingo y hasta el 5 de abril, y por la intensa actividad oficial de alto nivel en Bruselas, las autoridades belgas han aumentado el nivel de alerta de 2 a 3 (elevado). Hasta 130 delegaciones de jefes de Estado y gobierno se esperan para los distintos evento.

Las autoridades desplegarán varios miles de efectivos entre policía local, federal y unidades especiales, un conjunto de seguridad que costará al Ayuntamiento de Bruselas alrededor de 500.000 euros (unos US$700.000).

En todo caso, Obama -que viajará a Bruselas sin su esposa Michele- llegará acompañado de su propio equipo de protección.

Fuera de Bruselas, también se desplegará policía en Waregem, donde el mandatario estadounidense visitará un cementerio norteamericano, así como en Mons, donde el presidente chino Xi Jinping realizará una visita de carácter oficial.

Tras la visita por el Benelux, Obama viajará a Italia, donde mantendrá un encuentro con el papa Francisco, y a Arabia Saudí, donde está programada una bilateral con el rey Abdalá bin Abelaziz para tratar de enterrar las tensiones generadas en torno al conflicto sirio.