México DF. Una brutal riña entre reos de grupos rivales dejó un saldo de 44 prisioneros muertos en un penal del estado mexicano de Nuevo León, fronterizo con Estados Unidos, dijeron autoridades este domingo tras controlar la situación.

Las víctimas murieron por heridas de cuchillos y golpes de piedras y palos, señaló el portavoz de seguridad del estado, Jorge Domene. Más temprano, el funcionario dijo que el enfrentamiento, iniciado durante la madrugada, había sido entre reos y custodios del penal.

Domene explicó más tarde que la riña podría haber sido una cortina de humo para cubrir la fuga de reos, pero no precisó cuántos ni de qué tipo.

Sin embargo, destacó que las zonas de la prisión donde se produjo el enfrentamiento resguardan reos acusados de delitos federales y miembros de cárteles de la droga de los Zetas y del Golfo, acérrimos rivales.

"En el conteo, aún cuando ya podemos confirmar la cantidad de fallecidos, hay ausencias" de prisioneros, dijo el portavoz. "No se descarta la posibilidad de una evasión de reos, que puede ser también un móvil que haya generado la riña para ser la distracción" para la fuga, añadió.

Como parte del enfrentamiento en la cárcel de Apodaca, en las afueras de la ciudad de Monterrey, capital de Nuevo León, se registró un pequeño incendio luego de que los reos quemaran parte de sus pertenencias.

Nuevo León se ha convertido en un centro de enfrentamientos de cárteles de la droga que se disputan la plaza para el envío de narcóticos a Estados Unidos.

Durante el gobierno del presidente Felipe Calderón han muerto alrededor de 50.000 personas en enfrentamientos entre cárteles de la droga y fuerzas de seguridad, incluyendo civiles que han perecido en fuegos cruzados.

Pero la campaña del gobierno contra las drogas también ha elevado sensiblemente el número de prisioneros en las cárceles.

Domene dijo que la prisión de Apodaca tiene una sobrepoblación del 80% derivado de las detenciones de reos acusados de delitos federales, como el narcotráfico.

A fines de agosto, supuestos miembros de los Zetas incendiaron un casino en Monterrey, provocando la muerte de 52 personas, en el que ha sido considerado el peor ataque contra civiles por parte del crimen organizado.

Los Zetas, formado a fines de la década de 1990 con desertores de cuerpos de elite del ejército, libra una guerra abierta contra el cártel del Golfo, del que era el brazo armado, no sólo en Monterrey sino también en el estado de Veracruz, en el Golfo de México y Coahuila, también en el norte.

A inicios de enero, una riña en una cárcel en la ciudad de Altamira, frente a costas del Golfo de México, dejó 31 reos muertos y 13 heridos.