Lima. Supuestas revelaciones sobre algunos candidatos a la presidencia del Perú, en cables de Estados Unidos obtenidos por WikiLeaks, podrían golpear la campaña y afectar a uno de los principales contendores, a menos de dos meses de unos comicios que apuntan a ser reñidos.

El candidato nacionalista Ollanta Humala dijo que la embajadora estadounidense en Lima, Rose Likins, le informó esta semana que, según documentos clasificados, el actual favorito y ex mandatario Alejandro Toledo buscó apoyo de EE.UU. en 2005 para evitar que Humala ganara los pasados comicios presidenciales.

Toledo, quien gobernó el país entre el 2001 y el 2006, rechazó la acusación y pidió pruebas que demuestren la información.

Según encuestas, el candidato lidera las intenciones de voto para las elecciones del 10 de abril, pero no alcanzaría más del 50% de los sufragios y la presidencia peruana se definiría en una segunda ronda el 5 de junio.

"De hecho, esto afecta la campaña electoral y creo que puede golpear a Toledo porque es una denuncia grave", dijo el analista político Alberto Adrianzén.

"Lo mejor para todos es que la embajada publique el cable" diplomático, refirió.

La embajadora Likins desmintió a periodistas lo dicho por Humala, un izquierdista temido por los inversionistas pese haber moderado su discurso radical antimercado y que fue finalista en las elecciones presidenciales del 2006.

"Estamos manejando un problema de WikiLeaks que no es de nuestra creación", afirmó la diplomática estadounidense tras un evento de apoyo a la salud local en una universidad limeña.

"Lo que quiero aclarar es que la información que ha salido (...) no conforma con la información que tenemos y no conforma con la información que yo le proporcione al candidato Humala", dijo la embajadora Likins.

En el 2005, el embajador de Estados Unidos en Perú era James Curtis Struble, ahora jefe de la misión diplomática en Colombia.

"La solicitud de injerencia extranjera para impedir que el pueblo peruano pudiese escoger libremente, es un intento de manipular la opinión pública", dijo Humala en un comunicado respecto a la supuesta actuación de Toledo en su contra.

Desfile de candidatos. Los rivales de Toledo para disputar un balotaje serían la legisladora Keiko Fujimori -hija del encarcelado ex presidente Alberto Fujimori- y el ex alcalde de Lima, Luis Castañeda.

Fujimori y Castañeda marchan en segundo y tercer lugar en los últimos sondeos de intención de voto, respectivamente.

Humala, quien tuvo el respaldo político del presidente venezolano y líder izquierdista Hugo Chávez en las elecciones del 2006, se ubica rezagado en el cuarto lugar.

Según analistas, muchos de los votantes peruanos son volátiles y hasta un 20% de electores se deciden por un candidato faltando pocas semanas de los comicios.

"Sobre WikiLeaks, quiero ser contundente. Nunca, pero nunca, Alejandro Toledo ha hablado con ningún embajador contra ningún candidato", dijo Toledo a periodistas tras hacer un alto en un mitin político en el norte del país.

La embajadora estadounidense afirmó que se ha reunido en los últimos días con Toledo y Humala, quienes han sido aludidos en cables de WikiLeaks.

Likins refirió que en los próximos días se reunirá con "otra persona" afectada por estas informaciones. Una fuente política dijo que la cita será con Keiko Fujimori.

El diario El Comercio, el más importante de Perú, informó la última semana que ha recibido cables diplomáticos obtenidos a través de WikiLeaks, remitidos por la embajada de Estados Unidos en Lima desde enero del 2006 hasta inicios del 2010.

Uno de ellos, publicado el domingo, dijo que un legislador del partido oficialista APRA visitó la embajada estadounidense en Lima en el 2006 para que interceda a favor del entonces candidato presidencial Alan García en los comicios de ese año.

García, quien había perdido las elecciones del 2001 frente a Toledo, ganó la presidencia en el 2006 frente a Humala.

En esta actual contienda, el partido oficialista se quedó sin candidato en enero, cuando la ex ministra de Economía, Mercedes Aráoz, se retiró de la carrera en medio de discrepancias con líderes del APRA.