La Dirección de la Policía confirmó la muerte de 15 de los 17 ocupantes del helicóptero Black Hawk que se accidentó este martes, en zona rural del departamento de Antioquia.

De acuerdo con la información oficial, la aeronave se encontraba realizando un traslado operacional entre Carepa y Chigorodó (Antioquia), cuando al parecer, presentó una falla mecánica que precipitó un aterrizaje de emergencia en el sitio Piedras Blancas, una zona boscosa y de difícil acceso.

En el incidente fallecieron 15 policías, quienes adelantaban un operativo contra el Clan Úsuga, específicamente contra alias 'Otoniel', en el marco de la operación Agamenón.

Los dos uniformados que resultaron heridos, son atendidos a esta hora en el Hospital de Apartadó.

"La Policía Nacional expresa su más sentida voz de condolencia a las familias de estos valientes que ofrendaron su vida combatiendo al crimen organizado, y dispuso de un acompañamiento permanente para sobrellevar este difícil momento", señaló la institución en un comunicado.

Según la Policía, un grupo especializado viajó a la zona para iniciar las investigaciones de este siniestro, cuyos datos preliminares dan cuenta de un percance mecánico y accidental.

A esta hora la Fuerza Aérea Colombiana informó que dispuso de dos helicópteros tipo UH-60, uno de ellos Ángel, para apoyar las labores de búsqueda y rescate de la tripulación de la aeronave accidentada.

Con la muerte de estos 15 policías, ya son 26 los uniformados que han perdido la vida en un accidente aéreo. (Lea: Mueren 11 militares en accidente de avión de la Fuerza Aérea)

El más reciente se registró el viernes pasado, cuando una aeronave Casa 235 se accidentó en la zona de Las Palomas, municipio de Agustín Codazzi en el departamento del Cesar, con 11 tripulantes a bordo, entre estos un mayor de Ejército colombiano.