Santo Domingo. Los casos sospechosos de la fiebre chikungunya llegan casi a los 200 mil en República Dominicana, el país con el mayor número de afectados por la epidemia en todo el continente desde su aparición a fines del año pasado, se informó este viernes en Santo Domingo.

La Dirección General de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública señaló en su último boletín que la cantidad de casos sospechosos en el país aumentó a 193.395, un total de 32.598 más que la pasada semana, y con una tasa de incidencia acumulada de 1.594 casos por cada 100.000 habitantes.

Según el reporte, a la expansión del virus de la chikungunya en diez de las 32 provincias del país, se agrega un incremento del impacto del dengue, enfermedad endémica de República Dominicana que a lo largo de este año ha causado la muerte de 32 personas.

República Dominicana confirmó el pasado 4 de abril la existencia del primer brote de la fiebre chikungunya y anunció la intensificación de medidas para contener la expansión del mal.

El brote fue detectado por primera vez en el municipio de Nigua, provincia San Cristóbal, 30 kilómetros al suroeste de Santo Domingo, donde hasta treinta casos sospechosos de la fiebre eran reportados cada día tras darse a conocer la existencia del virus.

A fines de mayo, el gobierno dominicano anunció la movilización de casi medio millón de personas para enfrentar la epidemia de fiebre chikungunya, que reúne más de la mitad de los casos registrados en toda la región del Caribe.

La semana pasada, las autoridades revelaron que por lo menos 64 niños nacieron contagiados con la fiebre chikungunya entre el 22 de mayo y el 30 de junio en República Dominicana.

Además, la Asociación de Industrias de República Dominicana (AIRD) reveló que un sondeo entre sus socios reveló que el 19,6% de los empleados se ha visto afectado por la enfermedad, y que esta situación representa pérdidas de 54,7 horas por empleado afectado en promedio, "mucho más de una semana laboral".

La fiebre chikungunya es una enfermedad viral que se contagia a través del mosquito Aedes aegypti, y por otro llamado Aedes Albopictus. Es similar al dengue, pero a diferencia del primero produce dolores articulares y musculares más intensos y es de baja mortalidad.

Los síntomas aparecen entre cuatro y siete días después de la picadura del mosquito infectado, y la mayoría de los signos clínicos duran de tres a diez días, aunque el dolor articular pueden persistir por más tiempo según la Agencia de Salud Pública del Caribe (CARPHA, en inglés).

En total, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha reportado 259.723 casos sospechosos de chikungunya, incluidas 22 defunciones en todo el continente americano.