Río de Janeiro. Un grupo de investigadores brasileños contabilizó en los primeros diez meses de este año 35 rayos ascendentes originados en el Pico de Jaraguá, un cerro en la ciudad de Sao Paulo cuya cumbre es el lugar más elevado de la mayor urbe de Suramérica.

El número de descargas atmosféricas que parten desde el suelo y se propagan en dirección a las nubes contabilizado en lo que va del año en el Pico de Jaraguá supera el promedio anual de 26 que tiene el Empire State Building, el famoso rascacielos de Nueva York y considerado como una de las mayores fuentes de rayos ascendentes en el mundo.

Los rayos ascendentes que parten desde el Pico de Jaraguá fueron contabilizados por los investigadores del Grupo de Electricidad Atmosférica (Elat) del estatal Instituto Nacional de Pesquisas (Investigaciones) Espaciales (INPE),informó esta institución.

El Pico de Jaraguá está ubicado a 1.135 metros sobre el nivel del mar y en su cima están instaladas varias torres de telecomunicaciones.

Según los meteorólogos, el 99% de los rayos se origina en las nubes y se dirige hacia la tierra y sólo un 1% es ascendente. Estos porcentajes tan sólo cambian en construcciones muy altas, en donde el número de rayos ascendentes tiende a ser mayor.

Estos rayos responden a alteraciones ambientales provocadas por la actividad humana y se originan en construcciones elevadas, como torres de telecomunicaciones o pararrayos de edificios altos.

Según el especialista Marcelo Magalhaes Fares Saba, investigador del INPE, el número de rayos ascendente registrado este año en el Pico do Jaraguá es superior al promedio de cualquier otro lugar del mundo.

Las extrañas descargas originadas en el cerro brasileño tan sólo comenzaron a ser contabilizadas en enero pasado, cuando el INPE adquirió un sistema de detección de rayos ascendentes que es capaz de tomar 4.000 imágenes por segundo.

Tan sólo en un día, el 23 de octubre pasado, fueron registrados nueve rayos ascendentes originados en el cerro paulista en tan sólo 37 minutos de una tempestad.

"Esa frecuencia de rayos ascendentes en una misma estructura es muy superior a la observada en otros lugares del mundo. En Rapid City, en Dakota del Sur (Estados Unidos), en donde también hay instaladas cámaras de alta velocidad para registrar estas ocurrencias, tan sólo se han contabilizado cinco descargas atmosféricas en los últimos dos años", según Saba.

El especialista admitió que aún se desconoce por qué el Pico do Jaraguá registra cifras tan elevadas de rayos ascendentes y un promedio superior al de cualquier lugar en el mundo.

"Algo de muy especial, que aún no hemos descubierto, ocurre durante las tempestades que favorece la ocurrencia rápida y secuencial de rayos ascendentes en el local", afirmó.

Los estudios sobre el fenómeno en Brasil buscan calcular la frecuencia de estos rayos y las condiciones que los facilitan, como altura de construcciones, tipos de nubes o tempestades.

Brasil quiere definir medidas preventivas para evitar los elevados daños que los rayos ascendentes han provocado en generadores eólicos en países como Japón, ya que esta fuente de energía comienza a crecer en el país.