Londres/Paris. Dos aeropuertos alemanes interrumpieron sus vuelos el miércoles por la extensión de la ceniza de un volcán islandés por el norte de Europa, pero la amenaza que se cernía sobre los cielos europeos parecía remitir al haber cesado la erupción.

El volcán Grimsvotn, que forzó la cancelación de unos 500 vuelos el martes, especialmente en Escocia, ha dejado de arrojar humo y cenizas, dijo un responsable meteorológico de Reino Unido.

Eurocontrol, el organismo con sede en Bruselas que es responsable de algunos de los pasillos aéreos más concurridos del mundo, había dicho anteriormente que las cenizas podían afectar a partes de Dinamarca, el sur de Noruega y el suroeste de Suecia el miércoles.

En el norte de Alemania, los aeropuertos de Hamburgo y Bremen cancelaron despegues y aterrizajes, y Eurocontrol dijo que las cenizas afectarían a Berlín esta mañana y podrían tener impacto en algunas partes de Polonia.

"En este momento no hay previsión de cuándo se levantarán las restricciones", dijo el aeropuerto de Hamburgo en su web. La aerolínea alemana Lufthansa avisó a sus pasajeros de que los billetes de vuelos cancelados dentro de Alemania podían cambiarse por otros de tren.

La ceniza ha ocasionado bastantes menos problemas que el 2010, cuando más de diez millones de personas se vieron afectadas por el cierre del espacio aéreo durante seis días tras la erupción de otro volcán islandés. Las aerolíneas cifraron las pérdidas en US$1.700 millones (unos 1.200 millones de euros).

Pero este último episodio ha expuesto las diferencias entre quienes toman decisiones sobre seguridad aérea, en su intento de aplicar nuevas normas para evitar un colapso generalizado. La aerolínea de bajo coste Ryanair expresó de nuevo sus críticas el martes, y la asociación de aerolíneas IATA pidió más coordinación.

La aerolínea holandesa KLM informó de que cancelaría 19 vuelos el miércoles con salida y destino Reino Unido, Noruega, Suecia y Alemania. El resto de los vuelos operarán según lo previsto.

En Islandia, los expertos en volcanes tenían buenas noticias, ya que estimaban que la erupción estaba remitiendo.

"El volcán parece estar calmándose. La erupción está bajando gradualmente y la nuble de ceniza es menor de lo que ha sido", dijo el presidente Olafur Grimsson a la BBC.

Entre los viajeros que se han visto afectados por la nube están el presidente estadounidense, Barack Obama, que salió de Irlanda hacia Reino Unido antes de lo previsto el lunes para evitar problemas.

El Barcelona también voló antes a Londres para poder jugar la final de la Liga de Campeones el próximo sábado contra el Manchester United.

Eurocontrol dijo este martes se habían cancelado 500 de los aproximadamente 29.000 vuelos que se preveían en el continente.