Mina San José. Un grupo de socorristas trabajaba en la madrugada de este lunes para reforzar un pequeño ducto, por el que se entregará comida y comunicación a 33 operarios atrapados hace 18 días en una mina en Chile, después de que en la víspera se constató que están vivos.

Tras la histórica jornada del domingo, en la que los propios mineros sorprendieron a todos al enviar pruebas de vida adjuntas en una sonda que llegó al fondo del yacimiento, las autoridades definían el plan de rescate que durará meses.

"Lo que estamos haciendo es asegurar el pozo. Lo que tenemos que hacer es que ese cordón umbilical en que hoy día tenemos conexión con los mineros, lo mantengamos vivo", dijo André Sougarret, gerente de la mina El Teniente de Codelco y jefe de los sondajes de rescate.

"Eso significa entubar ese pozo y eso se va a hacer durante todo este turno y a las ocho de la mañana ya tendríamos la posibilidad de acceder con alimentos y comunicación", agregó.

En todo caso, una cámara de video que bajó hasta el fondo de la mina comprobó en la jornada previa que los trabajadores a torso desnudo, con casco y muy alegres están en buenas condiciones de salud, pese a que permanecieron incomunicados durante 17 días tras el derrumbe en la zona media de la mina.

Los trabajadores atrapados pertenecen a una pequeña mina de cobre y oro San José, ubicada en pleno desierto de Atacama y a unos 800 kilómetros al norte de la capital chilena.

Chile es el mayor productor de cobre del mundo y aunque este accidente ocurrió en una pequeña mina, ya se instaló el debate sobre la seguridad de las faenas mineras y de otras ramas productivas, en un país que espera crecer a una tasa de 6% en promedio en los próximos cuatro años.

Desahogo total.  Las pruebas de vida que entregaron los mineros una vez que la sonda se acercó al refugio desataron el júbilo de sus familiares, las máximas autoridades y de miles de personas que celebraron la noche del domingo en distintas ciudades, especialmente en el norte del país.

"Estábamos adormecidos y esto fue un despertar, un despertar maravilloso. Una explosión de alegría", dijo Alonso Contreras, de 43 años, quien tiene a su primo y un amigo atrapados en la mina.

Hasta el mismo presidente chileno, Sebastián Piñera, un hombre de centroderecha, celebró el hallazgo con los familiares de los mineros.

"¡Viva Chile, mierda!", dijo un emocionado Piñera tras ser el encargado de confirmar a los medios locales que los mineros se encuentran en buenas condiciones.

Un verdadero campamento, llamado "Esperanza", se constituyó tras el accidente en las afueras de la malograda mina San José y tras varias jornadas de contención, la noche del domingo explotó en una maratónica fiesta.

"La espera es muy diferente ahora. Es una espera sin angustia. Esto no se acaba, pero estamos más esperanzados que el final se viene", dijo Elías Barrios, de 57 años, un trabajador agrícola que tiene a su hermano atrapado en la mina.

Rescate entre tres y cuatro meses. Sobre los plazos para las labores de rescate, el jefe a cargo de los sondajes dijo que el margen es amplio y que sólo podrían haber novedades hacia octubre o noviembre.

"Tenemos que hacer ya el diseño de ingeniería propiamente tal. La primera estimación que tenemos, estamos entre tres y cuatro meses", dijo Sougarret.

"Lo que tenemos que hacer es definir el punto. Primero hacer una buena topografía. Definir el punto de ataque. Se hace una perforación que es el doble de la perforación que hicimos actualmente", agregó.

Posteriormente, se realizará otra perforación de unos 66 centímetros de diámetro, que sería el ducto por donde saldrían los mineros a través de un canastillo especial.

Para desarrollar este pozo, se espera que el lunes una máquina perforadora especializada en estas labores llegue a la mina San José proveniente desde la división minera Andina de Codelco.