El gobierno chileno planea controlar a unas 1.500 empresas químicas en un año para evitar que los productos sean desviados a la elaboración de cocaína en coordinación con bandas de narcotraficantes de Perú y Bolivia.

Chile exporta legalmente a Perú y Bolivia más de 25 mil toneladas de sustancias químicas controladas.

La Unidad contra el Crimen Organizado de la Subsecretaría del Interior diseñó un modelo de gestión que permitirá fiscalizar a las 5.047 empresas vinculadas a la fabricación o comercialización de químicos , informa el periódico El Mercurio.

"La colaboración voluntaria con el sector privado para fortalecer los mecanismos de prevención de desvío de sustancias hacia el narcotráfico, así como el desarrollo de herramientas y mecanismos de intercambio de información para la detección de casos, es una de las estrategias centrales que impulsa el Gobierno en materia de control de precursores químicos", informa el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla.

Las investigaciones de la Policía de Investigaciones de Chile han detectado que desde ese país las bandas de tráfico de drogas proveen precursores químicos a sus cómplices en los países de Perú y Bolivia, los cuales son utilizados en transformación de la hoja de coca en cocaína, agrega El Mercurio.

Sólo en 2010, los detectives incautaron 38 toneladas de este tipo de compuestos, que serían remitidos a narcotraficantes en la zona andina.

Los narcos crean empresas ficticias que supuestamente ocupan los químicos dentro de su cadena de producción. Pero, los compuestos no son usados, sino que desviados a terceros para la elaboración de droga. Existe un riesgo de que el país pueda surtir a los traficantes de precursores químicos, según las pesquisas policiales.