Santiago. El Consejo de Defensa del Estado (CDE) de Chile, demandó este viernes a la Compañía Minera San Esteban Primera, operadora del yacimiento San José donde 33 de sus trabajadores quedaron atrapados a 600 metros de profundidad por 70 días, con el fin de recuperar los recursos que invirtió en el salvataje de los mieneros.

La acción judicial fue interpuesta por US$10,8 millones ($5.300 millones chilenos) y según trascendió, la cifra no es definitiva ya que aún faltan algunos pendientes de empresas que participaron en el rescate.

Aquellos montos, serán incluidos en un nuevo escrito, según informa este sábado el matutino chileno El Mercurio.

Las máquinas de sondaje, perforadoras, tubos del encamisado encargados a Argentina, los costos en los equipos de comunicaciones y los repuestos del taladro, que fueron importados desde Estados Unidos, forman parte del catastro con el que se determinó el costo de la operación de salvataje.

El proceso se inició el jueves 16 de septiembre ante el 6° Juzgado Civil de Santiago, cuando la abogada y consejera del CDE, Ana María Hubner, ingresó una solicitud pidiendo una serie de medidas precautorias para asegurar que la compañía minera San Esteban Primera asumiera el costo que tuvo el rescate de sus trabajadores, detalla el diario chileno.

Rommy Muller, quien es la magistrada del 6° Juzgado Civil de Santiago, acogió la solicitud del organismo en su totalidad, y decretó la prohibición de celebrar actos y contratos -con el fin de evitar la venta o traspaso- de 32 vehículos que están vinculados a los dueños del yacimiento, tres bienes raíces y 62 pertenencias mineras de Chañaral, Caldera y Copiapó.

En paralelo, 17° Juzgado Civil de Santiago lleva otro proceso por la responsabilidad de los dueños de la mina en el accidente.