Dos mineros perdieron la vida aplastados por un derrumbe en un yacimiento cercano a la ciudad de Arica, en el extremo norte de Chile y fronteriza con Perú.

Las víctimas fueron identificados como el chileno Jorge Huanca (64 años) y Ramiro Escalante, boliviano de 31 años, quienes fallecieron al desplomarse sobre ellos "un murallón", señalaron las autoridades locales.

El jefe de la minería en la zona, Alfredo Arriagada, informó que la empresa que operaba el denominado Socavón Piedra Turquesa, donde ocurrió el fatal accidente la víspera, no estaba regulada y carecía de registro de explotación y cierre.

El funcionario, según la cadena Telesur, no descartó una investigación de tipo judicial. Ciertamente, enfatizó, "era una faena que no estaba en nuestros registros, no estaba regulada, no estaba visada ni tenía su plan de explotación y cierre".

La minería en Chile está entre las cuatro actividades económicas con mayor tasa de mortalidad, al contabilizarse más de 400 muertos en la última década.

Este sector aporta 47%o de las exportaciones totales y representa 7% del Producto Interno Bruto del país.