Santiago, EFE. La actividad del volcán Copahue, que entró en erupción en la mañana del anterior sábado en la frontera de la región chilena del Biobío con la provincia argentina de Neuquén, ha disminuido de forma notoria en las últimas horas, informaron ayer fuentes oficiales.

“Durante la noche, la actividad (del volcán) estuvo a la baja”, dijo a los periodistas en la ciudad de Temuco el ministro de Minería chileno, Hernán de Solminihac.

“La actividad estuvo a la baja. La columna que este lunes tenía alrededor de 1,5 kilómetros, durante la noche descendió a 200 metros, eso es una señal de que la presión interna ha disminuido dentro del volcán”, precisó De Solminihac, que ha estado en la zona desde el comienzo de la emergencia.

Este domingo, la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) decretó la alerta roja para el municipio de Alto Biobío, el más próximo al volcán, situado a unos 570 kilómetros al sursureste de Santiago y se activó un plan para evacuar cuatro poblados si aumentaba la actividad del Copahue, de 2.997 metros de altitud.

Arroyo coincidió este lunes con el ministro de Minería y dijo al Canal 13 de televisión que “el último informe habla de una tendencia progresiva hacia la baja en la actividad sísmica en la zona”.

Añadió, no obstante, que por el momento “se mantiene la situación de alerta roja” en Alto Biobío, por razones de precaución.