Santiago. “¿Qué te han dicho de nosotros? ¿Existe alguna máquina instalada o que se está instalando para nuestro rescate? ¿Cuál es el plazo que les han dado de posible fecha de salida de nosotros? ¿Parece que serán dos meses acá adentro o no? Averigua por favor".

Así dice la carta que uno de los trabajadores atrapados en una mina al norte de Chile, Edison Peña, de 34 años, le envía a su mujer. Palabras que demuestran la angustia que vive a 700 metros bajo tierra.

Frente a este estado de ánimo, el sicólogo coordinador del equipo médico que asiste a los mineros, Alberto Iturra, dice que ello evidencia que los operarios “están chequeando y validando para saber si las cosas que les estamos diciendo son verdad. Esto refleja que están saliendo de un estado que podía ser más grave, como la sed y el hambre, y ya se están preocupando de otras cosas", señala La Tercera.

En la superficie, este viernes se terminó la base para instalar la máquina Strata 950, con la que se construirá la chimenea para rescatar a los mineros.

La perforación con sonda "empezará entre domingo y lunes", señaló el ingeniero André Sougarret, jefe del operativo de rescate, informó La Segunda.

Mientras, recorre el mundo entero un video hecho por los propios mineros donde muestran las condiciones en las que están viviendo.

Las imágenes están llenas de momentos conmovedores, con los hombres enviando saludos a sus familias e incluso bromeando. Asimismo, se emocionan cuando agradecen los trabajos que se están realizando para rescatarlos y gritan la típica arenga del pueblo chileno, que luego acompañan con la canción nacional.

También explican la organización que mantienen, incluyendo el orden del botiquín que incluye desodorante y dentífrico, y el dominó con el que se entretienen en las largas horas de espera. Incluso muestran que un minero está dedicado a escribir las vivencias de los 33 trabajadores atrapados.

Por su parte, los familiares celebraron la decisión del Juzgado de Letras de Copiapó, que aceptó como medida precautoria retener CH$900 millones (US$1,7 millón) pertenecientes al patrimonio de la minera San Esteban, dueña de la mina siniestrada.

La acción se enmarca en el proceso que inició la Municipalidad de Caldera a nombre de 24 de los 33 mineros atrapados al interior de la mina San José, dijo Terra Chile.

Los fondos se encuentras en las cuentas que maneja la Empresa Nacional de Minería (Enami) y debían ser retribuidos a la minera. Ahora podrían utilizarse en indemnizaciones, ante eventuales acciones civiles de las familias.