Santiago. Una perforadora falló este jueves en su intento por dar con un refugio en el que supuestamente se encontrarían 33 mineros atrapados hace dos semanas tras un derrumbe en una mina subterránea en el norte de Chile, admitieron autoridades.

Pese a que había muchas expectativas de que el jueves se lograra hallar a los mineros, las otras ocho máquinas de sondajes avanzaban sin tregua en la mina de oro y cobre San José, ubicada a unos 800 kilómetros de la capital.

"Lamentablemente la sonda más avanzada no hizo contacto con los mineros atrapados, pero hay ocho sondas que siguen trabajando", dijo el presidente chileno, Sebastián Piñera, al término de una ceremonia en Santiago.

"Sin desconocer lo difícil de esta tarea de rescate, en una mina tan profunda y con tantas fallas geológicas, no perdemos las esperanzas", agregó.

Los familiares de los operarios en las afueras de la mina San José recibieron con desazón la falla de la máquina que se encontraba más avanzada en los sondajes, aunque recalcaron que mantenían intacta la esperanza de encontrarlos con vida en el peor accidente del sector minero en décadas en el país.

"Esta (noticia) realmente da pena, tristeza y angustia, pero tenemos mucha fe (...). Sé que están vivos", dijo uno de los familiares que tenía entre sus manos una bandera chilena.

La máquina perforadora había superado en la mañana de este jueves los 700 metros, nivel en el que se cree estarían los mineros, pero la ubicación exacta del sondaje, en base a las coordenadas entregadas por los dueños de la mina, no coincidió con el refugio donde estarían los operarios.

"Con mala información, la verdad es difícil tomar una decisión precisa", admitió Andrés Sougarret, gerente de minas de El Teniente de Codelco, la mayor mina subterránea del mundo y líder de las operaciones de sondaje en la operación siniestrada.

En todo caso, los otros sondajes avanzan aunque a un ritmo más lento, de acuerdo a los datos proporcionados por los encargados del rescate.

La otra perforación más adelantada va en un nivel de 530 metros de profundidad y las siguientes se ubican en torno a los 400 metros.

Si finalmente alguno de los sondajes logra llegar a la zona programada y "rompe el fondo", la siguiente fase sería entubar el ducto perforado para introducir una cámara e intentar hallar a los mineros en lo más profundo de la mina.

Sin embargo, ello recién ocurriría de acuerdo al ritmo de perforación a mediados o fines de la otra semana.