Santiago. El denominado “plan B” de rescate a los 33 mineros atrapados en el yacimiento San José, al norte de Chile, ha completado una primera fase. La perforadora T-130 logró llegar la mañana de este viernes al taller aledaño al refugio.

Los mineros deberán ahora limpiar los escombros que puede haber dejado la T-130 en el taller.

A continuación la máquina, que taladra 18 metros por hora y ayuda a mantener la conexión con los trabajadores, debe retirar el martillo del ducto ensanchado a unos 30 centímetros, para comenzar con una segunda perforación, informó Emol.

Ésta permitirá ampliar el túnel hasta lograr unos 66 centímetros, espacio por donde serán rescatados los trabajadores.

El ministro de Minería, Laurence Golborne, señaló que esto demorará un par de semanas, porque se debe cambiar parte de la maquinaria para comenzar con la nueva fase.

La fecha de salida de los mineros sigue estimándose para entre octubre y noviembre.

"Es la primera perforación del 'hoyo de la rosquilla', luego hay que cambiar y montar los martillos que tienen cinco cabezas y a través de esa guía iniciar el proceso de escareado o ampliación de este túnel", señaló Golborne.

Mientras, la máquina Borer Strata 950, que efectúa el “plan A” de rescate, llegó a 320 metros de profundidad y paralizó sus labores para cambiar los martillos de perforación, por lo que volvería a su trabajo entre el sábado y el domingo, según señalaron las autoridades.

El “plan C”, además, debería comenzar este lunes 20, a cargo de una máquina petrolera, cuya torre de manejo ya fue ensamblada.

Mientras los mineros esperan su menú de fiestas patrias, consistente en una empanada, carne con ensalada, y compota de frutas, sus familiares también preparan las celebraciones del bicentenario de Chile en el campamento Esperanza, al exterior del yacimiento, donde se izará una bandera.