El vuelo a baja altura en una zona de fuertes vientos y la inexperiencia de los pilotos habrían sido las causas del accidente del CASA 212 en el archipiélago de Juan Fernández, según el informe encargado por la empresa Air Bus Military, fabricante del aparato siniestrado.

Según los peritajes realizados en la Universidad Politécnica de Madrid, en un túnel de viento en que se instaló una maqueta del archipiélago, los pilotos ingresaron por el canal ubicado entre la isla Santa Clara y la punta O’Higgins de la isla Robinson Crusoe.

De acuerdo a las conclusiones, los pilotos volaron a menos de 200 metros en una zona de fuertes vientos ascendentes, descendentes y torbellinos, por lo cual la nave perdió sustentabilidad, se dio vuelta de campana y cayó al mar en 3,2 segundos sobre su hélice izquierda.

Asimismo, el informe de los peritos asevera que los pilotos chilenos, los tenientes Juan Pablo Mallea y Carolina Fernández, no tenían la suficiente experiencia para volar en malas condiciones climáticas el CASA 212, avión de fabricación española.

El abogado Maximiliano Delgado, quien representa a la familia de la teniente Fernández, coincidió con el informe en el tema de la inexperiencia de los pilotos y las malas condiciones climáticas, por lo que culpó a la FACH. “No hubo planificación, el viaje no debió hacerse”, dijo.

En tanto, el abogado Cristián Arias, representante de la familia de Galia Díaz, afirmó que "la Fuerza Aérea desconocía cuáles son los procedimientos de aterrizaje en Juan Fernández, de hecho se recomienda en el informe distribuir entre los operadores cuáles son los procedimientos en caso de vientos complicados como los que enfrentaron".

Por su parte, el abogado Alfredo Morgado, quien representa a las familias de 4 víctimas, indicó que "no había un procedimiento previamente establecido, la FACH debe mejorar sus procedimientos, porque si hubieran estado establecidos, si hubiera habido conocimiento, ciertamente este accidente no habría ocurrido".

Finalmente, el abogado Jorge Moraga, quien representa a la familia del cabo de la FACH Eduardo Estrada, coincidió en responsabilizar a la FACH, pero recalcó que el informe “no es imparcial, porque dice que la nave estaba en bunas condiciones”. También criticó que se centrara sólo en los últimos minutos del vuelo y no en las labores de mantención ni en los preparativos del vuelo.

Tras recibir el informe, el ministro en visita Juan Cristóbal Mera, quedó en condiciones de cerrar la investigación por el accidente que el 2 de septiembre pasado dejó 21 personas muertas, entre ellas el animador de TVN Felipe Camiroaga y el fundador del proyecto "Levantemos Chile", Felipe Cubillos.