Pobladores de una comunidad de Illapel -una ciudad pequeña ubicada al norte de Santiago- se encuentran en huelga de hambre desde hace más de 30 días en protesta por la operación del tranque de relave El Mauro, dependiente de la minera chilena Los Pelambres.

Se trata de once habitantes de la comunidad Caimanes - 3 mujeres y 8 hombres- quienes se encuentran ocupando pacíficamente la Casa Gremial del Colegio de Profesores de Illapel.

Los manifestantes rechazan la operación del tranque, que es considerado el tercero más grande del mundo y el mayor de Latinoamérica.

Según medios locales, los comuneros afirman que la construcción no cuenta con las medidas de seguridad y condiciones medioambientales mínimas.

La situación de los huelguistas es delicada. Según informó Radio Bio Bio, a fines de octubre cuatro de ellos fueron trasladados en estado crítico al Hospital de Illapel por complicaciones en su estado de salud.

Uno de los voceros de las personas movilizadas, Cristián Flores, dijo que los comuneros optaron por la huelga de hambre debido a que las conversaciones con la empresa se encuentran interrumpidas, después que no se llegó a acuerdo respecto a una relocalización de Caimanes y de compensaciones económicas como lo han solicitado.

Compensación económica. Después del fracaso de las conversaciones entre los ejecutivos de Minera Los Pelambres y los representantes de un grupo de pobladores de Caimanes, el gerente general de la empresa, Ignacio Cruz, explicó que recibieron de las personas un planteamiento de trece puntos de los cuales hubo acuerdo en doce, explicó.

Sin embargo, puntualizó que “había un punto que no era aceptable incorporar en ese diálogo, hemos propuesto avanzar en los otros doce puntos y excluir el cual exigía una compensación económica, que a nuestro entender es absolutamente desmedida y por lo mismo refleja el fondo del diálogo que querían mantener con nosotros”.

El ejecutivo dijo que los huelguistas piden alrededor de US$708 mil por cada persona mayor de 18 años. Añadió que “los otros doce puntos hablan de un traslado del pueblo de Caimanes, solicitado por ellos, y que presenta condiciones muy favorables para la gente de Caimanes, para que pueda vivir bien, mejorar sus condiciones de desarrollo a futuro. Entonces entendemos que no procede y que ello genera una percepción de que la gente que está en huelga de hambre está siendo utilizada para obtener una compensación económica”, informó El Día de La Serena.

Conflicto llega al ministro. El tema llegó hasta el popular ministro de Minería, Laurence Golborne –famoso por el rescate de los 33 mineros-, quien al visitar la región, fue consultado sobre el tema.

Al respecto señaló que se trata de “una situación que se está produciendo hace bastante tiempo; es un tranque de relave que está funcionando desde el 2006 y las demandas son netamente económicas, una indemnización que ellos está pidiendo judicialmente. La solución debe darse en el ámbito judicial, entre las partes involucradas que son la empresa y las personas que se sienten afectadas, que pueden concurrir perfectamente a la justicia si consideran que sus derechos son vulnerados”

Consultado sobre la posibilidad de que el gobierno instale una mesa de diálogo, dijo que “creo que es importante que el conflicto se resuelva donde corresponde, y si hay una instancia judicial es ahí donde corresponde y los jueces son autónomos para determinar la decisión de otorgar esta indemnización o no”.

La Cámara de Diputados de Chile por falta de quórum rechazó la creación de una comisión investigadora que analizara la actual situación de los relaves mineros, dijo El Observatodo.

Sobre ello, el ministro indicó que en el tema de los relaves “nosotros ya estamos trabajando en ver cómo resolvemos el asunto, en la medida que se quiere investigar, bienvenida las investigaciones, pero más importante que investigar es ver cómo vamos a resolver los problemas que el país tiene. Yo creo que la gente necesita soluciones concretas, más que estar llenándonos de papeles e investigaciones”.

La diputada de oposición de la zona, Adriana Muñoz, afirmó que la región de Coquimbo -donde se ubica Illapel- sería una de las zonas de Chile más afectadas por los relaves de minas abandonadas.