Mina San José, Chile. Las labores de rescate de los más de 30 trabajadores atrapados al interior de una mina del norte de Chile avanzaban el sábado sin novedad, aunque los familiares aún mantenían las esperanzas de que sean hallados con vida.

El derrumbe en la mina San José, de la local minera San Esteban a unos 800 kilómetros al norte de Santiago, ocurrió la tarde del jueves y aún se desconoce si los trabajadores están en el refugio del yacimiento, donde están concentrados los esfuerzos de salvamento.

"Tenemos fe, muchas ganas y corazón para que esto llegue a buen término pero obviamente no podemos asegurarlo", dijo a periodistas el ministro de Minería Laurence Golborne, quien suspendió una visita a Ecuador para acudir a la zona.

La búsqueda se vio obstaculizada por el difícil acceso, ya que el yacimiento no tendría salida de emergencia, según dicen los rescatistas, quienes están intentando ingresar a través del ducto de ventilación. Sin embargo, los rescatistas ya pudieron superar una de las zonas más complicadas y descendían con cautela hasta el nivel del refugio, lo que llevaría unas horas más.

En el refugio, donde se supone estarían los trabajadores, se encontraría dotado de agua, alimentos y frazadas con capacidad para todos por un poco más de 48 horas.

Los familiares realizaron una vigilia en la noche del viernes y mantenían las expectativas de que el operativo de rescate tenga éxito.

La mina está ubicada en una zona muy árida en la región de Atacama, unos 45 kilómetros al noroeste de la norteña ciudad de Copiapó, con temperaturas muy bajas en las noches debido a la temporada de invierno austral.