Pekín. El Ejército de China criticó duramente a Estados Unidos este lunes por realizar ejercicios militares en aguas controvertidas en el Mar del Sur de China, una disputa en la que Pekín ha advertido a Washington que no se entrometa.

Chen Bingde, jefe del Estado Mayor del Ejército de Liberación del Pueblo, dijo que si Estados Unidos realmente quería la paz en el Mar del Sur de China, entonces el momento elegido para sus recientes ejercicios militares en la región era malo.

"Estados Unidos ha dicho muchas veces que no tiene la intención de involucrarse en la disputa del Mar del Sur de China, pero (...) en realidad está enviando la señal contraria", dijo Chen en una rueda de prensa con el jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, Mike Mullen.

"A pesar de haberlos llevado a cabo en el pasado, la realización de estos ejercicios militares en este momento es extremadamente inapropiada", agregó.

China se ha visto envuelta en una disputa con las Filipinas y Vietnam en los últimos meses sobre lo que cada Gobierno considera como intromisiones y reclamos ilegítimos en el tramo de océano que abarcan las rutas principales de envío y que posiblemente son ricas en petróleo y gas.

Pekín ha instado a que las disputas se resuelvan bilateralmente, una estrategia que algunos críticos han descrito como "divide y vencerás".

Otros, entre ellos Filipinas, han instado a un enfoque multilateral, y Manila ha organizado ejercicios navales con Estados Unidos en la región.

El secretario de Relaciones Exteriores de Filipinas dijo que propuso a China que la controversia se resuelva mediante arbitraje de la ONU en su visita a Pekín la semana pasada, pero no mostró confianza en que China esté de acuerdo.

China, Filipinas, Malasia, Brunei, Vietnam y Taiwán reclaman territorio en el Mar de China Meridional. El reclamo de China es el más grande, formando una vasta forma de U en la mayor parte de los 1,7 millones de kilómetros cuadrados de mar, incluyendo los archipiélagos Spratly y Paracel.

Las relaciones militares entre China y Estados Unidos han sido inestables. A China no le gustan las patrullas de reconocimiento estadounidenses cerca de la costa y sospecha de sus bases en Corea del Sur y Japón.