Hanoi. China dijo este sábado a Estados Unidos que no retendrá minerales de tierras raras y Washington ofreció medidas en conversaciones a tres partes para aliviar la tensión entre Pekín y Tokio, dijo la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton.

Las conversaciones entre Clinton y el ministro de Relaciones Exteriores chino, Yang Jiechi, en Hanoi - seguidas por una reunión con el Consejo Estatal Chino Dai Bingguo en Isla Hainan - parecen aliviar una disputa sobre minerales clave para muchos productos de alta tecnología.

Sin embargo, los dos países no parecieron avanzar mucho en una serie de otras disputas, incluyendo el deseo estadounidense de ver a China presionar más a Corea del Norte para que abandone sus programas nucleares y mejorar sus relaciones con el Sur.

Estados Unidos ha estado incómodo respecto a la decisión de China de reducir las cuotas de exportación de tierras raras en general y recortar envíos a Japón, con la que está envuelta en una disputa territorial sobre islas que ambos reclaman en el mar de China oriental.

Aunque funcionarios chinos han dicho recientemente que no explotarán los minerales para alta tecnología utilizados en láser, superconductores, computadoras y otros productos electrónicos para apalancamiento, los precios han subido y las firmas se apresuran a desarrollar recursos fuera de China.

"El ministro Yang aclaró que China no tiene intención de retirar estos minerales del mercado", dijo Clinton en una conferencia de prensa después que se reunió con Yang en los márgenes de la cumbre Oriente Asia en Hanoi.

La secretaria Clinton dijo que Estados Unidos, Japón, Europa y otros aliados buscarían más fuentes de suministro de los minerales.

"Así que, aunque estamos complacidos por la aclaración que hemos recibido del Gobierno chino, aún pensamos que el mundo como un todo debe hallar alternativas", sostuvo.

Clinton también instó a China y Japón a enfriar la nueva tensión por un reclamo en el Mar de China oriental y les ofreció sostener negociaciones de tres partes.

"Ciertamente hemos alentado a Japón y China a buscar la resolución pacífica de cualquier desacuerdo", dijo.

"Hemos recomendado a ambos que Estados Unidos está más que dispuesto a patrocinar un encuentro trilateral donde traeríamos a Japón y China y sus ministros de Relaciones Exteriores a discutir un rango de asuntos", aseveró.