El chofer de la pipa de gas Express Nieto, Carlos Chávez Hernández, que explotó en Cuajimalpa el 29 de enero, pagó la fianza de un millón de pesos que le impuso la juez Belém Bolaños, para que pueda enfrentar el proceso en libertad.

Chávez Hernández es el único imputado de homicidio y lesiones culposas por la explosión en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa en el Distrito Federal, que ha dejado un saldo de cinco muertos y 72 lesionadas, así como la destrucción del nosocomio.

Los abogados del chofer de la pipa, presentaron la boleta que equivale al 10% de la fianza exigida por el juzgado y pidieron una prórroga para poder alcanzar la cantidad suficiente para garantizar la libertad de Carlos Chávez.

El estallido presuntamente fue ocasionado por una fuga de gas en una manguera del camión que abastecía al centro médico público, ubicado al oeste de Ciudad de México.

Hasta ahora, los fallecidos por el accidente ascienden a cinco
 personas.