Sainthia, India. Un tren de pasajeros chocó el lunes por la madrugada contra otro que aguardaba en una estación en el este de India, dejando al menos 60 muertos y unos 100 heridos, dijeron funcionarios.

Este es el segundo accidente importante ocurrido en el estado de Bengala Occidental en los últimos dos meses, luego de que en mayo un sabotaje ferroviario atribuido a rebeldes maoístas dejó más de 70 víctimas. Los rebeldes han rechazado la acusación.

Funcionarios dijeron que es poco probable que haya un lazo terrorista con el incidente del lunes, aunque el ministro de Ferrocarriles, Mamata Banerjee, dijo que se está llevando a cabo una investigación para determinar por qué ambos trenes ocupaban la misma vía.

Algunos canales de televisión citaron funcionarios no identificados que dijeron que no podía descartarse una "alteración" de las señales.

El accidente ocurrió cuando el Uttar Banga Express se estrelló contra el Vananchal Express, que se encontraba detenido en la localidad de Sainthia, en Bengala Occidental, dijo Saumitra Mohan, juez de distrito de la zona.

"La cifra de muertos subió a 60", informó Samir Goswami, portavoz del servicio de ferrocarriles. "Parece que esta será la cifra final. También hay varios heridos graves que están recibiendo tratamiento en hospitales", agregó.

La fuerza de impacto dejó varios vagones montados unos sobre otros en una pila de restos destrozados. Miles de lugareños se reunieron en el sitio del accidente y algunos ayudaron en las operaciones de rescate.

Imágenes de televisión mostraban a rescatistas cortando los restos de los vagones para extraer a los sobrevivientes. Algunos pasajeros aparecían saliendo por ventanillas de emergencia.

"Estaba oscuro, tal vez cerca de las 02.15 hora local (2045 hora GMT) y la gente estaba pidiendo ayuda. Un vagón fue lanzado hacia un paso superior por el impacto", dijo a Reuters Sandip Kumar Mondal, que se encontraba entre lo primeros que llegaron al lugar y ayudaron a rescatar personas.

Con una red de 63.327 kilómetros, los ferrocarriles juegan un rol clave en la vida india, transportando más de 18 millones de pasajeros y más de 2 millones de toneladas de carga a diario.

Pero el sistema está afectado por el exceso de pasajeros y tecnología obsoleta. Cada día, unos 8 millones de pasajeros atiborran los trenes de pasajeros en el centro financiero de Mumbai, con casi una decena de accidentes fatales cada día.