Szczechociny. Quince personas murieron cuando dos trenes de pasajeros colisionaron frontalmente en el sur de Polonia el sábado por la noche en la peor catástrofe ferroviaria en el país en más de 20 años.

Los dos que transportaban unos 350 pasajeros viajaban a alta velocidad por la misma vía cuando chocaron en una zona rural cerca de la localidad de Szczechociny. Al menos 56 personas resultaron heridas, dijo la policía.

La locomotora destrozada de uno de los trenes quedó casi en vertical debido a la fuerza del impacto. Varios vagones descarrilaron y algunos quedaron volcados.

"Este es sin duda la catástrofe ferroviaria más trágica de nuestra historia en muchos, muchos años", dijo el primer ministro Donald Tusk, que llegó al lugar del siniestro a primeras horas del domingo acompañado por otros altos cargos del ejecutivo.

Los servicios de rescate dijeron que habían sacado 14 cuerpos de entre el amasijo de hierros. Un cadáver hallado por perros rastreadores dentro de un vagón destrozado quedó atrapado y solo pudo ser rescatado con la ayuda de equipo pesado.

"No hubo frenada, solo el choque, y las luces se fueron, la gente estaba gritando", dijo el pasajero Dariusz Wisniewski a una cadena de televisión local. "Cuando salimos vimos cadáveres y heridos por todas partes, así como el amasijo de hierros. Nunca había nada parecido".

El presidente Bronislaw Komorowski visitó a los supervivientes en un hospital y se dirigía al lugar del accidente.

Tusk dijo que era demasiado pronto para especular sobre las causas de la colisión, pero añadió que no se podía descartar un error humano.

Las autoridades han abierto una investigación.

El destino de los dos conductores no se conocía por el momento dado que la autoridades estaban aún identificando los cadáveres.

Más de 350 bomberos acudieron al lugar del accidente, pero tuvieron que llevar su equipo a mano porque la colisión se produjo en medio de un campo atravesado solo por las vías del tren.

En las horas posteriores a la colisión, a las 9.00 p.m. hora local (20:00 GMT), buscaron entre los restos de los trenes y sacaron a muchos de los supervivientes. Los heridos fueron trasladados a hospitales de la región en helicópteros y ambulancias.

Entre los pasajeros había varios ucranianos así como ciudadanos franceses y españoles. Ninguno de ellos estaban entre los hospitalizados.

Uno de los trenes iba de Varsovia a Cracovia y el otro se dirigía a la capital desde la ciudad de Przemysl.

El accidente ocurrido en una de las vías ferroviarias más usadas de Polonia estaba causando importantes retrasos el domingo.