Novo-Ogaryovo, Rusia. Un importante científico dijo este martes que cientos de personas podrían morir con la contaminación de los incendios de turba que cubrían a un sofocante Moscú por segundo día.

El jefe de la región de Moscú, Boris Gromov pidió al primer ministro Vladimir Putin destinar 25.000 millones de rublos (US$827 millones) al combate de los incendios que arden en los bosques que rodean la capital.

Alexei Yablokov, un biólogo reconocido internacionalmente quien dirige el Partido Verde de Rusia, dijo que la contaminación aérea causada por el alto nivel de dióxido de carbono del smog podría causar la muerte a cientos de personas por sobre lo habitual en la región de Moscú.

"Podría haber al menos 100 muertes adicionales por día esta vez", dijo Yablokov a Reuters, refiriéndose a una nube de smog similar que ocurrió en el 2002 y por la cual calculó que fallecieron 600 personas por semana.

La agencia gubernamental moscovita que supervisa la contaminación aérea, Mosekonomonitoring, informó que los niveles de monóxido de carbono en el aire el martes se elevaron en un 20%-30% más de lo normal.

El funcionario principal de salud pública de Rusia sugirió este martes que los empleadores liberen a su personal mientras la niebla tóxica y la ola de calor inédita en la capital aumentan.

"Los empleadores, si hay una posibilidad, podrían permitirle a las personas no ir al trabajo", dijo Gennady Onishchenko, jefe de la agencia de protección de salud rusa, a la agencia de noticias Interfax.

La turba, un combustible fósil usado en el pasado para producir calor y electricidad, arde bajo tierra en invierno y verano.

"Según estimaciones preliminares, sólo en un distrito donde los incendios actualmente son más severos, se necesitan más de 4.500 millones de rublos. Tenemos cinco de esos distritos", dijo Gromov a Putin durante una videoconferencia de emergencia.

Putin dijo que pediría a los ministerios de economía y emergencia examinar la petición.

El Ministerio de Emergencias dijo que en las últimas 24 horas habían aparecido 58 nuevos incendios en la región de Moscú, 30 de ellos en depósitos de turba.