Washington/ Teherán. Un científico iraní que desapareció un año atrás reapareció misteriosamente en Washington el jueves, diciendo que fue secuestrado, aunque funcionarios estadounidenses negaron haberlo retenido contra su voluntad.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, dijo este martes que el científico nuclear iraní Shahram Amiri era libre para salir y volver a Estados Unidos.

"El señor Amiri ha estado en Estados Unidos por su propia voluntad y es libre para irse", dijo Clinton a la prensa. "De hecho, iba a viajar a Irán ayer, pero no pudo hacer todos los arreglos necesarios para llegar a Irán a través de un país de tránsito", declaró la funcionaria.

Clinton aprovechó la ocasión para llamar a Teherán a liberar a tres excursionistas estadounidenses retenidos en ese país y entregar más información sobre el ex agente del FBI Robert Levinson, quien desapareció durante un viaje de negocios a Irán.

Refiriéndose a Amiri, Clinton dijo: "él es libre para irse, fue libre para venir, estas decisiones son suyas".

Irán, que está en un estancamiento con Estados Unidos y otras naciones occidentales por su supuesta búsqueda de armas nucleares, acusó en reiteradas ocasiones a la CIA de secuestrar a Amiri, quien trabajaba para la Organización de Energía Atómica de Irán.

Amiri, quien desapareció durante un peregrinaje a Arabia Saudita hace más de un año, apareció misteriosamente en la sección de intereses iraníes de la embajada de Pakistán en Washington.

"Mi secuestro es una acción vergonzosa para Estados Unidos (...) Estuve bajo una enorme presión sicológica y supervisión de agentes armados en los últimos 14 meses", dijo Amiri, de unos treinta años, en una entrevista telefónica con la televisión estatal iraní.

En una serie de videos recientes, un hombre identificado como Amiri dijo que había sido secuestrado y torturado, que había estado estudiando en Estados Unidos, que huyó de "agentes" estadounidenses y que había pedido a grupos de derechos humanos que le ayudaran a regresar a Irán.

"Amiri ha sido escoltado por fuerzas estadounidenses a la sección de intereses de Irán en Washington", dijo la emisora iraní PressTV.

El portavoz del Departamento de Estado estadounidense P.J. Crowley dijo a periodistas que Amiri no fue retenido en el país contra su voluntad, era libre de abandonar el territorio cuando quisiera y que no estaba al tanto de ningún maltrato al iraní durante su estadía en Estados Unidos.

"No tengo informaciones que sugieran que él fue maltratado mientras se encontraba en Estados Unidos", declaró Crowley en una multitudinaria conferencia de prensa.

El caso Amiri ha alimentado las especulaciones de que tendría valiosos datos de inteligencia sobre el programa nuclear iraní, información que los estadounidenses podrían querer.

Otro funcionario estadounidense dijo que "el señor Amiri ha estado en Estados Unidos por su propia voluntad y ha decidido regresar a Irán por su propia voluntad", agregando que el científico espera los documentos de un tercer país por el que planea pasar en su camino a Irán.

Amiri apareció luego de un intercambio de espías al estilo de la Guerra Fría en Viena el viernes, donde 10 personas acusadas en Estados Unidos de ser agentes rusos fueron canjeados por cuatro presos en Rusia por cargos de espiar para Occidente.

Irán y Estados Unidos cortaron relaciones diplomáticas poco después de la Revolución Islámica de 1979.

La embajada pakistaní atiende los intereses iraníes en Estados Unidos, la sección de intereses de Irán es atendida por iraníes y entrega servicios consulares, como información sobre visas de viaje.