Oslo. El riesgo de un nuevo terremoto puede haber aumentado en un área de la costa de Chile que sufrió un masivo sismo y varios tsunamis el año pasado que dejaron más de 500 muertos, dijo este domingo un equipo de científicos.

Los expertos dijeron que el terremoto de magnitud 8,8 del 27 de febrero había liberado sólo parcialmente tensiones en lo profundo de la corteza terrestre en el sur chileno, que se han ido acumulando desde un sismo en 1835 presenciado por el naturalista británico Charles Darwin.

"Concluimos que ese aumento de tensión que no se ha liberado puede a su vez haber aumentado la probabilidad de otro terremoto mayor o gran terremoto allí en el futuro cercano", escribieron en la revista Nature Geoscience.

Un terremoto "mayor" es de magnitud entre 7 y 8, que causa graves daños en grandes áreas, mientras que un "gran" terremoto es por encima de 8. El sismo de Chile del año pasado fue el más poderoso desde el que ocurrió en 2004, que causó un devastador tsunami en el Océano Índico.

"Es imposible predecir con exactitud cuándo podría ocurrir un nuevo sismo", dijo a Reuters Stefano Lorito, del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Italia. Lorito lidera a un grupo de expertos en Estados Unidos, Irlanda del Norte e Italia.

Los científicos examinaron datos de tsunamis, satélites y otras fuentes para evaluar los riesgos en un área que llamaron la "brecha de Darwin", en la costa alrededor de la ciudad de Concepción.

Darwin, en un viaje de cinco años que lo ayudó en sus estudios sobre la evolución, documentó el terremoto de 1835 que asoló una zona de la costa que rodea a Concepción.

Los científicos hallaron que una placa continental debajo del Océano Pacífico se estaba deslizando bajo América del Sur en unos 6,8 centímetros por año, así que un total de casi 12 metros se había acumulado desde 1835.

Cuando se acumula suficiente presión, se libera y se produce un terremoto. Algunas áreas, en la profundidades de la tierra al norte de Concepción, se deslizaron casi 20 metros en el sismo del 2010, pero la zona de la "brecha de Darwin" se movió poco.