Científicos de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio ( NASA) de Estados Unidos siguen muy de cerca la evolución del asteroide 2005 YU55, que pasará muy cerca de la Tierra este martes.

En el punto de su máximo acercamiento el asteroide estará a unos 324.600 kilómetros de la distancia que separa a la Tierra de la Luna.

Los científicos calculan que el 8 de noviembre a las 23:28 GMT, se producirá el máximo acercamiento del asteroide, señaló Telemundo.

El asteroide mide 400 metros de diámetro y pasará a una velocidad de 48 mil kilómetros por hora, lo que significa que no va a poder ser atrapado o quedar como órbita alrededor de la Tierra.

El experto del Instituto de Astronomía y Meteorología de la Universidad de Guadalajara, Rubén Bautista Navarro, comentó que la última vez que una roca espacial de tamaño considerable se acercó a la Tierra fue en 1976, "aunque en esos tiempos los astrónomos no sabían sobre este suceso, y la siguiente aproximación conocida de un asteroide de este tamaño será en 2028".

Explicó, según Notimex, que los objetos DHA, "es decir, Asteroides Potencialmente Peligrosos, se miden en LD (distancia lunar), mientras que la cercanía y potencialidad de riesgo de un asteroide se miden por la escala de Turín".

Agregó que este método de clasificación del peligro de impacto asociado a los objetos fue creado como instrumento de uso de los astrónomos y el público para conocer la peligrosidad de un eventual impacto contra este planeta.

Ello, "combinando la probabilidad estadística y el potencial derivado de la energía cinética que procede del mismo impacto".

Detalló que Turín usa una escala de valores de 0 a 10; "un objeto que se registre con el número 0 indica que éste tiene una posibilidad casi nula de chocar con la Tierra, un valor de 10 indica una colisión segura, con efectos a gran escala, como sembrar la destrucción total".

"El asteroide 2005 YU55 se encuentra clasificado en la escala de 0, por lo que no se considera un objeto espacial peligroso, y la influencia gravitatoria del asteroide no tendrá ningún efecto detectable aquí en la Tierra, como pudieran ser las mareas altas o las placas tectónicas".

Manifestó que este asteroide podrá observarse con dificultad, ya que su capacidad de reflejo es pobre.

Comentó que científicos de la NASA darán seguimiento al asteroide "2005 YU55" con las antenas de la Red de Espacio Profundo de la Agencia en Goldstone, en California.

Añadió que durante el seguimiento, los científicos utilizarán las antenas para hacer rebotar ondas de radio en la roca espacial y así obtener información que será recopilada y analizada.

Destacó que en 2010, con el radar de Arecibo de Puerto Rico se observó el asteroide "2005 YU55", y "fue cuando se pudo determinar que este objeto es aproximadamente esférico, gira lentamente, con un período de rotación de aproximadamente 18 horas, y su superficie es más obscura que el carbón".

"Los astrónomos aficionados que quieran observar el paso de este asteroide requerirán de un telescopio con una apertura de 6 pulgadas (15 centímetros) o más grande", explicó.