Ginebra/Londres. Los científicos de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en francés) han descubierto una nueva partícula subatómica que podría ser el esquivo bosón de Higgs, considerado crucial en la formación del universo.

"Puedo confirmar que se ha descubierto una partícula que es consistente con la teoría del bosón de Higgs", dijo en un acto en Londres John Womersley, consejero delegado del Consejo de Instalaciones de Ciencia y Tecnología de Reino Unido.

Joe Incandela, portavoz de uno de los dos equipos que buscan la partícula, dijo a una audiencia en el CERN cerca de Ginebra: "Este es un resultado preliminar, pero creemos que es muy firme y sólido".

Aunque la partícula de Higgs es crucial en la comprensión de cómo se formó el universo, sigue siendo teórica. Explica cómo se agruparon las partículas para formar estrellas, planetas e incluso vida.

Se trata de la última pieza descubierta del Modelo Estándar, que describe la construcción fundamental del universo. El modelo es el equivalente físico de la teoría de la evolución para la biología.

Lo que los científicos no saben aún, tras los últimos hallazgos, es si la partícula que han descubierto es el bosón de Higgs tal y como se describe en el Modelo Estándar, si es una variante o si se trata de una partícula subatómica completamente nueva que podría obligar a revisar la teoría sobre la estructura fundamental de la materia.

Desde el punto de visto científico, las dos posibilidades son las más emocionantes.