Bagdad. La mayor refinería de petróleo de Irak fue cerrada este sábado después de que milicianos realizaron un ataque con bomba y provocaron un incendio, dijo el gobernador de la provincia de Salahuddin.

Los milicianos mataron a cuatro personas y plantaron las bombas en las unidades de producción de kerosene y benceno en la refinería en el pueblo de Baiji, un ex bastión de Al Qaeda a unos 180 kilómetros al norte de Bagdad, dijo el gobernador Ahmed al-Jubouri.

"Hay un gran incendio en la refinería y la refinería detuvo el total de sus operaciones", dijo Jubouri a Reuters.

La violencia en general ha disminuido en Irak marcadamente desde el máximo que alcanzó durante el conflicto sectario en el 2006-2007, pero los ataques aún ocurren diariamente.

La refinería Baiji era controlada por largo tiempo por milicianos, quienes la utilizaban para financiar su insurgencia.

La refinería normalmente opera a un 70% de su capacidad y produce 11 millones de litros de gasolina, 7 millones de litros de benceno y 4,5 millones de litros de kerosene al día.