Buenos Aires. El principal paso fronterizo carretero entre Argentina y Chile, en plena cordillera de Los Andes, fue cerrado este domingo por una fuerte tormenta de nieve que se extendería por al menos 48 horas más, según una fuente de Vialidad Nacional argentina.

La situación amenazaba con afectar el activo comercio entre los vecinos y se sumaba a la emergencia generada por la erupción del complejo volcánico chileno Puyehue-Cordón Caulle, que desprendió una nube de cenizas que obligó este sábado a la suspensión de vuelos aéreos y al cierre de otro paso fronterizo.

El frente de tormenta afectaba principalmente al lado chileno, pero la coordinación de actividad entre autoridades de ambos países permitió que pasaran sin problemas los últimos automóviles y camiones de carga hacia ambos lados.

Llamado "Cristo Redentor", el paso se ubica casi en la mitad de la extensa frontera de unos 5.200 kilómetros que comparten Chile y Argentina.

"A pedido de la autoridad chilena y por un frente de nieve, hemos decidido cerrar el paso 'Cristo Redendor'. No hay camiones varados en la alta montaña, pero el mal clima seguiría al menos hasta el martes en la zona central de cuyo y en el sur chileno", dijo telefónicamente a Reuters Manuel Rivas, jefe regional de Vialidad Nacional.

Este paso es de vital importancia porque une por tierra la producción de la unión aduanera Mercosur con el océano Pacífico. Dicho bloque es integrado por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

Ya este sábado había sido cerrado el patagónico paso "Cardenal Samore" por la nube de cenizas desprendida por el complejo volcánico chileno, que ya estaba afectando además a la actividad turística de la zona.

También el norteño paso de "Jama" tenía demoras por los efectos previos estacionales del invierno austral en las altas cumbres.