Pasar al contenido principal
Cifra de muertos crece en Siria, violencia no cesa
Domingo, Noviembre 20, 2011 - 09:18

La Liga Arabe puso este sábado como fecha límite para que Siria cumpla con un plan de paz y comience a retirar a sus militares de zonas de mayor descontento, y amenazó con sanciones si Assad no detiene la violencia.

Beirut. Al menos 14 civiles murieron este sábado en una ofensiva contra los disidentes al presidente sirio Bashar al-Assad, dijeron activistas, pese a que se cumplió la fecha límite de la Liga Arabe a Damasco para que tome medidas que pongan fin a las matanzas.

La Liga Arabe puso este sábado como fecha límite para que Siria cumpla con un plan de paz y comience a retirar a sus militares de zonas de mayor descontento, y amenazó con sanciones si Assad no detiene la violencia.

Pero el sábado, el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos dijo que 12 civiles murieron en operativos de las fuerzas de seguridad y que dos desertores del Ejército fallecieron en enfrentamientos con soldados leales en Homs, que se ha convertido en el centro de la revuelta armada contra los 40 años de la familia Assad en el poder.

Activistas dijeron que las muertes se suman a las ocurridas el viernes, cuando 25 civiles fallecieron en ataques de las fuerzas sirias y de hombres armados que podrían ser de la oposición. Diez soldados murieron en choques con desertores del Ejército.

"El conflicto continuará y la presión para subyugar a Siria seguirá", dijo Assad al periódico británico Sunday Times, presionado por la Liga Arabe a poner un fin a la represión.

Assad reiteró que cualquier acción militar por parte de una potencia occidental contra Siria crearía un "terremoto" en todo Oriente Medio.

"Si son lógicos, racionales y realistas, no deberían hacerlo (intervenir militarmente en Siria) porque las repercusiones son muy graves. La intervención militar desestabilizará a la región como un todo y todos los países serán afectados", declaró Assad al periódico británico.

Presión internacional. La ONU dice que la violencia contra los manifestantes ha dejado al menos 3.500 muertos desde marzo. Las autoridades culpan a grupos armados con respaldo extranjero por la violencia y señalan que alrededor de 1.100 soldados y policías fallecieron por el accionar de estas agrupaciones.

Siria ha prohibido la entrada al país a la mayoría de los periodistas independientes, lo que hace muy difícil verificar los reportes de activistas y funcionarios.

Assad está bajo una creciente presión internacional para que termine con la represión a los ocho meses de protestas. La Liga Arabe sorprendió la semana pasada al suspender la membresía de Siria a la entidad por su incapacidad de detener la violencia.

La organización debe dar detalles de qué pasará ahora que la violencia se extendió pese al ultimátum, pero antes había amenazado con sanciones políticas y económicas.

El viernes, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, se mostró preocupada por la posibilidad de que Siria entre en una guerra civil.

El coronel disidente Riad al-Asaad, quien organiza a los desertores en Siria desde su nueva base en el sur de Turquía, dijo el sábado en una entrevista con la cadena Al Jazeera que no se necesita una intervención militar más allá de la creación de una zona de exclusión y la entrega de armas.

Autores

Reuters