Residentes de la ciudad paquistaní de Abbottabad fueron arrancados de su sueño la noche del domingo por las explosiones, ignorantes de que la búsqueda del hombre más buscado del planeta llegaba a un sangriento final en los cerros que albergan sus casas.

Soldados estadounidenses descendieron de helicópteros sobre un recinto en la cima de Abbottabad en el medio de la noche y mataron al líder de al Qaeda, Osama bin Laden, quien se escondía en el lugar, nueve años y medio después de que planeó los ataques del 11 de septiembre de 2001.

"Corrimos al techo y vimos llamas cerca de esa casa. También escuchamos algunos disparos", declaró Mohammad Idrees, quien vive a unos 400 metros del recinto.

"Poco después de la explosión, vimos vehículos militares corriendo al lugar", agregó.

Soldados paquistaníes detuvieron a los reporteros que se aproximaron al recinto, rodeado por una tela o lienzo.

Un helicóptero cubierto por una lona estaba en un campo cercano, resguardado por soldados paquistaníes.

Anteriormente, funcionarios estadounidenses dijeron que se había perdido un helicóptero estadounidense debido a un problema mecánico durante la operación, pero que la tripulación fue evacuada a salvo.

La residencia de Bin Laden, calificada como una mansión por funcionarios estadounidenses, era la cuarta de una línea de una decena de casas. Había una antena parabólica en el techo de la casa, que estaba rodeada por altos muros.

Imágenes de televisión desde el interior de la casa mostraron manchas de sangre esparcidas por el suelo cerca de una cama.

Las estaciones televisivas de Pakistán también mostraron una imagen supuestamente de bin Laden con un disparo en la cabeza, con su boca haciendo una mueca. Editores de imágenes de Reuters determinaron que la fotografía era falsa, tras descubrir algunas inconsistencias en ella.

Otro residente, Nasir Khan, dijo que soldados comando rodearon el recinto mientras tres helicópteros sobrevolaban el lugar.

"De pronto había disparos contra los helicópteros desde tierra", narró Khan, quien miró los acontecimientos desde su techo.

"Hubo fuego intenso y luego vi uno de los helicópteros caer", agregó.

Funcionarios estadounidenses en Washington dijeron que un pequeño equipo estadounidense condujo una redada en helicóptero contra el recinto en Abbottabad, una ciudad guarnición militar que se encuentra unos 60 kilómetros al norte de la capital Islamabad.

Tras 40 minutos de enfrentamientos, bin Laden y un hijo adulto, una mujer y dos hombres no identificados estaban muertos.

Funcionarios estadounidenses dijeron que las medidas de seguridad del recinto incluían muros exteriores de hasta 5,5 metros de altura con púas en su parte superior y murallas internas que dividían diferentes partes del recinto.

Residentes se declararon impactados de saber que bin Laden había estado entre ellos y un vecino declaró que un anciano había vivido en el recinto por los últimos 10 años.

"Nunca se mezcló mucho, mantenía un bajo perfil", indicó el vecino, Zahoor Ahmed.

"Es difícil creer que bin Laden estuviera allí. Nunca vimos ningún gran movimiento", agregó otro residente, Adress Ahmed.

Pero podría ser difícil convencer a muchas personas de la muerte de bin Laden.

Un soldado en una patrulla cerca del lugar dijo que se habló antes de la muerte de bin Laden, sólo para que se comprobara que seguía vivo.

"No se sabe si murió o no", declaró el soldado.