Jerusalén. Dos cohetes lanzados desde la Franja de Gaza cayeron este sábado en el sur de Israel, después de un breve descanso de la violencia en una zona fronteriza donde las tensiones aumentaron esta semana.

Un general israelí respondió con una advertencia indicando que Israel no permitirá que sus ciudadanos sigan estando bajo fuego y sostuvo que los líderes del grupo Hamas en Gaza deberían "entrar en razón" para evitar una escalada de las hostilidades contra los palestinos.

Testigos y una portavoz militar dijeron que un cohete dañó una vivienda israelí antes del amanecer, mientras que otro cayó sin causar daños en un área abierta. No hubo víctimas.

No hubo adjudicación inmediata de responsabilidad por parte de ninguno de los grupos militantes de Gaza, un territorio palestino pequeño y costero aislado por Israel.

Israel lanzó esta semana una serie de ataques aéreos en Gaza en respuesta al disparo de cohetes, lo que causó la muerte de cinco militantes y cuatro civiles, y el primer ministro Benjamín Netanyahu ha amenazado con un prolongado "intercambio de asaltos" si la violencia prosigue.

El mayor general Tal Russo, comandante israelí en el frente de Gaza, dijo mientras visitaba las tropas este sábado que había signos de que Hamas estaba perdiendo el control sobre otras facciones militantes de Gaza. "Hay anarquía", dijo.

Consultado si pensaba que la situación podría escalar hasta otra guerra, Russo contestó: "Estamos preparados para cualquier posibilidad, el objetivo es en definitiva no permitir una situación donde sea imposible vivir aquí para los civiles".

Russo agregó: "El otro lado está mostrando falta de memoria y espero que entren en razón".

Israel lanzó una ofensiva de 22 días sobre el enclave costero a fines del 2008, causando la muerte de unas 1.400 personas en Gaza y de 13 israelíes.

Desde entonces y hasta la semana pasada, Hamas había detenido en su mayoría los ataques con cohetes a Israel, aunque otros grupos militantes seguían disparando esporádicamente.

El Ejército israelí dijo este viernes que pronto desplegaría el escudo antimisiles "Cúpula de Hierro" para impedir que más cohetes caigan en ciudades israelíes del sur, donde algunas escuelas han sido cerradas debido a los asaltos militantes.