Bogotá. Colombia, con el apoyo de Estados Unidos, desarticuló una red que traficaba cocaína en submarinos por el océano Pacífico hacia Centroamérica y Norteamérica, un golpe al narcotráfico que el presidente del país sudamericano calificó este jueves como contundente.

Una operación activa durante 13 meses llevó a la captura de 19 personas solicitadas en extradición por Estados Unidos y que conformaban una organización que fabricaba y operaba los submarinos, informó el presidente Juan Manuel Santos.

Entre los detenidos figuran cuatro efectivos retirados de la Armada y un sub oficial activo, quien al parecer suministraba información a la organización delictiva que exportó varias toneladas de la droga.

"La captura de 19 personas que estaban construyendo y eran los responsables de esos aparatos, embarcaciones sumergibles y semisumergibles, es un golpe certero y contundente al narcotráfico y a las bandas criminales", dijo Santos a periodistas.

El transporte en submarinos ha sido una de las modalidades más usadas por los narcotraficantes en los últimos años para la exportación de cocaína, aprovechando la ubicación geográfica de Colombia rodeado por dos océanos que lo convierten en un punto estratégico para la actividad ilegal.

Santos dijo que es necesaria la colaboración con los países de Centroamérica para combatir este delito.

Colombia, el primer productor mundial de cocaína, afronta un conflicto interno de más de cuatro décadas en el que están involucradas las guerrillas izquierdistas y bandas criminales conformadas por antiguos paramilitares de ultraderecha que obtienen del narcotráfico miles de millones de dólares.

Desde 1993, la Armada de Colombia ha confiscado 67 submarinos utilizados para enviar cargamentos de cocaína a Norteamérica.

Estados Unidos es el principal aliado de Colombia en la lucha contra el narcotráfico y desde el 2000 ha entregado a Bogotá más de US$6.000 millones en equipo militar, entrenamiento y programas de asistencia social.

El área sembrada con hoja de coca en Colombia cayó 16% interanual en 2010 a 57.000 hectáreas, mientras que la producción de cocaína bajó 14,6% a 350 toneladas métricas gracias a la erradicación de cultivos ilícitos y la lucha antinarco de las Fuerzas Armadas.