Bogotá. Colombia desarticuló una red de narcotraficantes que exportaba mensualmente tres toneladas de cocaína a Estados Unidos y de la que presuntamente formaban parte seis efectivos de la Armada, capturados junto con otras cuatro personas, informaron este jueves las autoridades.

La organización, que de acuerdo con la Fiscalía General contaba con vínculos con grupos de narcotraficantes integrados por antiguos paramilitares de ultraderecha, tenía su centro de operaciones en el puerto de Tumaco, en el Pacífico colombiano.

"Dentro de los seis militares capturados se encuentran tres oficiales subalternos, dos suboficiales y un infante de marina profesional, quienes al parecer, a cambio de dinero, permitieron que esta banda criminal desarrollara sus actividades ilícitas", dijo la Armada en un comunicado.

La fuerza admitió que al parecer los efectivos capturados suministraban información relacionada con las operaciones militares para que los narcotraficantes pudieran evadir la persecución, los controles y exportar la cocaína.

"La Armada Nacional reafirma su cero tolerancia ante actos ilegales por parte del personal que conforma la institución, al tiempo que ratifica su compromiso de continuar combatiendo a las bandas criminales al servicio del narcotráfico", dijo el almirante Álvaro Echandía, comandante de la fuerza.

Colombia es el primer productor mundial de cocaína, con alrededor de 400 toneladas métricas anuales, pese a los esfuerzos de Bogotá y de Estados Unidos para reducir los cultivos de hoja de coca.

Un kilo de cocaína en Colombia tiene un precio de unos US$1.000, mientras que en los mercados internacionales puede alcanzar hasta los US$30.000, de acuerdo con fuentes de seguridad.

Además, la posición geográfica de Colombia, rodeada por dos océanos, la convierten en un lugar estratégico para el tráfico de drogas y de armas.

De acuerdo con el Gobierno, el negocio del narcotráfico es controlado actualmente por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), antiguos grupos de paramilitares y cárteles vinculados con los de México.

En el 2009, las autoridades colombianas requisaron más de 203 toneladas de cocaína y en lo que va de este año la cifra supera las 117 toneladas.