Colombia. Colombia es el segundo país del mundo con más niños víctimas de minas antipersona al registrar 57 casos en 2013, sólo superados por los 487 menores afectados durante ese año en Afganistán, según adelantó este jueves la ONG Campaña Colombiana Contra Minas (CCCM), que publicará el estudio completo en diciembre.

Los datos se desprenden de la ficha técnica del informe "El impacto de las Minas Antipersonal y los Remanentes Explosivos de Guerra sobre los Menores de Edad", elaborado de forma anual para una campaña internacional que busca acabar con este flagelo.

En todo el mundo fueron afectados en 2013 unos 1.112 niñas y niños, de los cuales 33 murieron y 770 resultaron heridos por minas antipersona, artefactos explosivos improvisados, remanentes de municiones en racimo y otros restos explosivos de guerra.

Los datos reflejan que en el mundo los menores afectados por estos explosivos aumentaron un 39% con respecto a 2012, el mayor ascenso desde que se tienen registros de esta actividad.

Las armas que más afectaron a los menores fueron remanentes explosivos de guerra (57%), minas (12%) y artefactos explosivos improvisados (14%).

Según los datos, los principales desafíos de las minas antipersonales a nivel mundial son la asistencia integral a víctimas menores de edad, que los supervivientes puedan finalizar sus estudios y la sensibilización de la población.

Con respecto a los datos que suman los afectados adultos, el análisis encontró un total de 2.403 casos a nivel global, lo que determina que los menores representan casi la mitad de todas las víctimas civiles (46% del total).