Pasar al contenido principal
Colombia: líder criminal es asesinado por sus escoltas y se teme aumento de violencia
Martes, Julio 26, 2011 - 05:23

Las bandas criminales emergentes son consideradas como la nueva amenaza para la seguridad del país, que ha luchado contra el narcotráfico y la guerrilla izquierdista por décadas.

El jefe de la banda criminal con más combatientes en Colombia y una de las más involucrada en actividades de narcotráfico fue asesinado por sus escoltas en el noroeste del país, informó la policía, algo que podría provocar un reordenamiento del grupo y desatar violencia.

Las bandas criminales emergentes son consideradas como la nueva amenaza para la seguridad del país, que ha luchado contra el narcotráfico y la guerrilla izquierdista por décadas.

La muerte de Angel de Jesús Pacheco, alias "Sebastián" y jefe de "Los Rastrojos" se produjo en zona rural del municipio de Caucacia, en el departamento de Antioquia. Esto podría provocar un reordenamiento en ese grupo criminal que cuenta con unos 2.000 combatientes, de acuerdo con fuentes de seguridad.

El comandante de la Policía en Antioquia, coronel José Gerardo Acevedo, dijo que hombres de confianza del delincuente lo asesinaron a balazos y después dieron aviso del crimen y la ubicación exacta del cadáver a las autoridades.

Las bandas criminales están conformadas por antiguos paramilitares de ultraderecha que se desmovilizaron en medio de una cuestionada negociación de paz con el Gobierno pero que regresaron a la clandestinidad conformando ejércitos privados al servicio del narcotráfico.

Estados Unidos tiene en la mira a esos grupos ilegales armados por sus nexos con el narcotráfico y los carteles mexicanos a los que abastecen de cocaína.

La intensidad del conflicto, así como las masacres, los asesinatos, los secuestros y los ataques contra la infraestructura económica del país se redujeron desde el 2002 por una ofensiva militar que inició el ex presidente Alvaro Uribe con respaldo de Washington.

Sin embargo, la guerrilla que se replegó a zonas montañosas y selváticas, aún mantiene la capacidad de realizar ataques de gran impacto, inclusive en grandes centros urbanos, pese a la muerte de importantes líderes y la deserción de combatientes.

La violencia electoral en Colombia podría dispararse este año después de caer sostenidamente durante una década, a medida que las bandas criminales buscan consolidar y expandir su control sobre los gobiernos locales de cara a las próximas elecciones, advirtió el centro de estudios Crisis Group.

Aunque las autoridades aseguran que en la actualidad existen seis bandas criminales con unos 4.000 combatientes, grupos de investigaciones, como Indepaz, sostienen que son 15 con más 7.000 integrantes.

Autores

Reuters