Doce personas muertas es el balance preliminar de las fuertes lluvias que golpean a Colombia desde enero pasado, informó  un vocero de la dirección nacional de gestión de riesgo.

"Desde principio de año han muerto doce personas a causa de las intemperies. Tres de ellas, durante la presente semana lo que eleva a 323 el número de víctimas mortales desde abril de 2010", dijo Adriana Caviedes, vocera del organismo.

Según Caviedes, a diferencia de la temporada de lluvias de 2010, que afectó costas sobre los océanos Atlántico y Pacífico, la temporada que se avecina afectará la región Andina por lo que, dijo, "se presentará saturación de suelos, causa de derrumbes, deslizamientos y avalanchas".

La temporada de lluvias, ocasionada por el fenómeno de La Niña, deja además 2,2 millones de damnificados, cientos de viviendas, escuelas, carreteras y otras infraestructuras dañadas, así como 1,3 millones de hectáreas de tierra inundadas.

El jueves, el desbordamiento de un río en la población de California, en el departamento de Santander dejó dos muertos y cuatro desaparecidos. Un día antes, otra persona había muerto en esa misma región al colapsar un puente vial.

Las precipitaciones azotan desde 2010 al 85% del territorio colombiano, en especial la costa Caribe ocasionando una tragedia sin precedentes que llevó al gobierno de Juan Manuel Santos a adoptar el estado de excepción por un período de mes y medio que concluyó el 22 de enero.

Según estimaciones iniciales del gobierno, la atención de la emergencia tendría un costo superior a US$5.000 millones, por lo que pidió ayuda nacional e internacional