El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, confirmó que en el municipio de La Montañita, Caquetá, el Ejército no está adelantando operativos de rescate del periodista francés Roméo Langlois, ya que aún no se tiene claridad si el comunicador está en poder de las Farc.

"En esa área tan extensa siempre hay operaciones, pero no estamos haciendo operación de rescate alguno por que no sabemos donde está el periodista. En el momento en el que nos enteremos, eso implicaría hablar primero con el gobierno francés. Pero hoy no hay operativos de ese tipo", dijo Pinzón al señalar que no se pondrá en riesgo la vida de este ciudadano extranjero.

El alto funcionario advirtió que no es momento de especular con este caso y prefirió ser prudente con este tema para evitar que se maneje información equivocada que pueda poner en riesgo la integridad del comunicador.

"Yo no sé hoy si en efecto ya lo tiene alguien. Esa es una hipótesis muy factible que no se puede descartar. Si así es, que lo tienen las Farc, ellos deben entregarlo urgentemente", puntualizó.

"Continuamos nuestros esfuerzos de búsqueda en el sector del grupo terrorista que posiblemente se haya llevado al periodista, hacemos vuelos día y noche", señaló por su parte el general Tito Saúl Pinilla, comandante de la Fuerza Aérea.

El general recalcó que "no hay ninguna operación puntual para el rescate del periodista. Son operaciones de búsqueda de ese grupo terrorista que podría darnos luces de dónde estaría".

Piden "prudencia" al informar sobre el periodista desaparecido

Reporteros Sin Fronteras (RSF) apeló a la "prudencia en el manejo de la información" sobre el estado del periodista francés Roméo Langlois, ante la "incertidumbre" sobre su destino tras desaparecer en Colombia el pasado sábado.

El reportero de 35 años, corresponsal en Colombia de la cadena francesa "France 24" y del diario "Le Figaro", desapareció durante un enfrentamiento entre el Ejército colombiano y la guerrilla de las FARC en el departamento de Caquetá.

La organización defensora de la libertad de prensa pidió "la mayor prudencia" ante las informaciones contradictorias sobre su estado.

Mientras el Gobierno colombiano afirmaba que no se podía confirmar que estuviera secuestrado por las Farc, el ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, decía que era rehén de la guerrilla.

Posteriormente, el jefe de la diplomacia gala matizó que no tenía la "certeza absoluta" de que estuviera secuestrado.

"El conflicto armado colombiano también implica, en sí, la guerra de palabras y de medias verdades que pueden tener consecuencias peligrosas para sus víctimas", señaló RSF en un comunicado.

La organización alertó contra el peligro de que se difundan "afirmaciones que puedan exponer a Roméo Langlois a más riesgos, mientras su situación real no haya sido confirmada".

RSF recordó que Colombia se encuentra entre los países más peligrosos del continente americano para los medios de comunicación y que posee el récord de periodistas exiliados amenazados por grupos armados en complicidad con narcotraficantes y ciertas autoridades.

Además, señaló que a inicios del año 2011 las Farc anunciaron que no tomarían como rehenes a civiles.