Bogotá. La victimización aumentó en Bogotá en el último año al pasar de 37% en el segundo semestre de 2009 a 49% en el mismo período de 2010, según la última encuesta de Percepción y Victimización realizada por la Cámara de Comercio de Bogotá, y aplicada a cerca de 9.000 ciudadanos.

El número de personas que dijo haber sido víctima de un delito (victimización directa), aumentó 13 puntos con relación al mismo periodo de 2009, pasando de 8% a 21% en 2010.

Los habitantes de Mártires, Teusaquillo, Rafael Uribe, Barrios Unidos y Usaquén presentaron la mayor victimización y con relación a lo ocurrido en 2009, Teusaquillo, Antonio Nariño, Usaquén y Chapinero registraron los aumentos más significativos.

El 64% de los encuestados aseguró haber sido víctima del hurto a personas, donde el celular fue objeto más hurtado (53%), seguido de dinero (16%) y objetos personales (11%).

El 45% de quienes aseguraron haber sido víctimas de un delito afirmaron que se utilizó la violencia para cometer el hecho. El 51% de los casos fue con arma blanca, 30% con arma de fuego y 15% con fuerza.

Denuncia. El indicador de denuncia se mantuvo estable en el 34%. Los habitantes de La Candelaria y Usaquén registraron mejores niveles de denuncia, mientras que los de Santafé y Bosa los más bajos.

El delito más denunciado fue el robo a residencias, donde el 45% de los afectados denunció.

Percepción de inseguridad. El 72% de los encuestados percibe que la inseguridad en Bogotá ha aumentado, es decir, se ubica 14 puntos por encima de la medición del segundo semestre de 2009.

Los principales factores asociados a la sensación de inseguridad fueron la presencia de grupos delincuenciales (45%) y el deterioro de las condiciones económicas (36%). 

La percepción de inseguridad es más crítica para los habitantes de La Candelaria, Usme, Fontibón y Usaquén.