El vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, pidió investigar la denuncia del Comité Metropolitano de Derechos Humanos de Medellín, según la cual integrantes de la Policía estarían involucrados en el asesinato de Ana Fabricia Córdoba, líder de la comunidad de desplazados en la capital antioqueña.

"Me corresponde mandar este comunicado a la fiscal, al director de la Policía, al mininterior, al procurador general, a la Policía de Medellín, al director seccional de fiscalías en Medellín, alcalde y gobernador", aseguró Garzón, tras condenar enérgicamente el crimen de esta mujer.

"El vicepresidente solicitó a las autoridades una investigación exhaustiva para judicializar y sancionar a los autores intelectuales y materiales del crimen y para brindar protección inmediata a las demás personas que están reclamando su derecho legítimo a la restitución y titulación de sus tierras", según el comunicado de la vicepresidencia.

Ana Fabricia era líder del barrio Santa Cruz y había denunciado a varios actores ilegales. "Llegó el momento de las víctimas en Colombia. Este gobierno reafirma su compromiso con las víctimas y sus derechos y advierte a los delincuentes que casos como el de Ana Fabricia no quedarán en la impunidad", señaló el vicepresidente. Previamente, el gobierno sostuvo que ella había renunciado a la protección dada por el Ejecutivo.

Amenazas a los hijos. Los tres hijos de Ana Fabricia Córdoba, líder de desplazados por el conflicto armado y prima de la exsenadora Piedad Córdoba que fue asesinada el martes en Medellín, fueron amenazados de muerte, según denunció la familia de la víctima. “Anoche recibimos una llamada amenazante, (en la que nos dijeron) que todos íbamos a quedar igual”, expresó a la Agencia Efe Diana Ospina Córdoba, de 28 años y una de las hijas de la dirigente asesinada.

Ana Fabricia Cordoba, de 51 años de edad, fue asesinada el martes por un hombre cuando viajaba en un autobús público de pasajeros por un barrio de Medellín.

Hace menos de dos meses, Ana Fabricia Córdoba había denunciado en un encuentro de derechos humanos celebrado en la alcaldía de esa ciudad, que afrontaba amenazas de muerte.

La hija de la mujer dijo que este homicidio tiene relación con el asesinato, hace once meses, de su hermano Johnatan, en el sector de La Cruz. Las versiones y testimonios atribuyen el homicidio del joven a un sargento de la Policía Metropolitana de Medellín, según indicó Diana, quien subrayó que su madre había denunciando el caso en los ámbitos nacional e internacional y estaba decidida a no permitir que quedara en la impunidad.