Bogotá. El presidente Juan Manuel Santos hizo este jueves un llamado a todos los estamentos de la sociedad para que se vinculen a la jornada Colombia Humanitaria, que se cumplirá el martes 27 de noviembre, con el propósito de ayudar a los damnificados por el invierno.

Durante la Asamblea de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras), el mandatario expresó su preocupación por las familias afectadas por las inundaciones y los deslizamientos que deja la temporada invernal en el país. “Hemos convocado a los empresarios y a la comunidad internacional para que también pongan su granito de arena y nos ayuden a ayudar –y perdón la redundancia- a estos compatriotas que están sufriendo tanto con este invierno”, dijo el jefe de Estado ante los empresarios reunidos en el evento, en Itagüí (Antioquia).

Además, pidió a las autoridades regionales que continúen brindando atención a los afectados por las lluvias. “Quiero agradecerles a los gobernadores, a los alcaldes –que también han ayudado muchísimo- su colaboración, y les pedimos que sigan colaborando más, porque el número de damnificados está creciendo”, manifestó el presidente Santos, al afirmar que la gravedad de la situación está copando la capacidad del Estado.

“Por eso hacemos un llamado al empresariado, a la ciudadanía en general y a la comunidad internacional, para que nos ayuden, porque infortunadamente esto se está agravando”, concluyó el jefe de Estado.

Calamidad pública. Colombia declaró este jueves la calamidad pública en 28 de sus 32 departamentos para atender las inundaciones y deslaves causados por la fuerte temporada de lluvias que azota al país, anunció el presidente Juan Manuel Santos.

Las inundaciones y deslaves como consecuencia de las lluvias, asociadas con el fenómeno climatológico de La Niña, dejan hasta el momento 136 personas muertas y más de 1,2 millones de damnificados, de acuerdo con estadísticas oficiales.

La figura de la calamidad pública le permite al gobierno recibir ayuda y distribuirla con más efectividad, además de asignar recursos presupuestales de manera urgente para atender a los damnificados.

*Con información de Reuters y El Espectador.com