Los damnificados por las lluvias en Colombia podrán ser asistidos con cerca de US$6 millones durante los próximos tres meses. 

Una de las consecuencias más dramáticas de esas lluvias ha sido el deslave que este domingo arrasó parte de un barrio del municipio de Bello, Antioquia, asentado en la ladera de una montaña.

El siniestro dejó como saldo más de 45 muertos y unas cien personas permanecen desaparecidas.

Los equipos humanitarios de la ONU y de las ONG están colaborando con el gobierno colombiano en la asistencia de los afectados, y están identificando las necesidades más urgentes.

*Con información de la ONU.