Bogotá. El ministro de Defensa colombiano, Rodrigo Rivera, explicó que por máximo 36 horas estarán suspendidas las operaciones militares para facilitar el retorno a casa de cinco secuestrados en poder de las FARC.

El pronunciamiento se dio en el marco de una reunión con el Comité Internacional de la Cruz Roja, que también dijo estar listo para las liberaciones de los cinco secuestrados que menos tiempo llevan en poder de las FARC y que esa guerrilla dijo que entregará, anuncio hecho desde el 8 de diciembre pasado.

“El balón se encuentra en el campo de las FARC porque todo lo necesario para la liberación está listo. Estamos esperando simplemente las coordenadas de los lugares”, explicó por su parte el delegado nombrado por el gobierno para el proceso, Eduardo Pizarro.

La “esperanza” es “tener las coordenadas en esta semana”, añadió Pizarro al detallar que “lo ideal” sería que los cinco secuestrados sean liberados en “dos o tres” sitios distintos como máximo “para que la operación salga con rapidez”.

Pizarro, delegado del gobierno en la misión humanitaria encabezada por la ex senadora Piedad Córdoba y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), señaló que los protocolos de seguridad, la “antesala” para iniciar el operativo, también están ya acordados.

Los helicópteros cedidos por Brasil para recoger a los secuestrados “están listos en un base aérea” de ese país, preparados para viajar a Colombia y para que les sean colocadas las insignias del CICR, indicó Pizarro. Además, al igual que en liberaciones anteriores, se ha acordado con el ministerio de Defensa que las operaciones militares cesen 24 horas antes y 24 después de las entregas en el lugar o lugares designados.

“Yo espero que la tarea culmine en las próximas dos semanas”, vaticinó Pizarro, para quien la liberación de esos cinco secuestrados “es un hecho irreversible”, puesto que las FARC “se comprometieron ante la opinión pública”.

El pasado 8 de diciembre, las FARC anunciaron la próxima liberación unilateral de cinco personas, secuestradas entre 2007 y 2010, como “gesto de humanidad” hacia Córdoba, destituida recientemente de su cargo de senadora por supuestos nexos con esa guerrilla.

Los liberados serán el mayor de la Policía Guillermo Solórzano, secuestrado en 2007, el cabo del Ejército Salín Sanmiguel (2008) y el infante de Marina Henry López Martínez (2010). También Marcos Vaquero, presidente del concejo municipal de San José del Guaviare, y Armando Acuña, quien tenía el mismo cargo en el municipio de Garzón (Huila), ambos secuestrados en 2009.