Comandos de la Marina israelí asaltaron una instalación en el norte de la Franja de Gaza, desde donde el movimiento islamista Hamas disparó cohetes de largo alcance contra ciudades israelíes, informaron este domingo las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, siglas en inglés).

Durante el asalto, los comandos fueron atacados por hombres armados de Hamas y cuatro de los soldados resultaron heridos, confirmó a Xinhua un portavoz de las IDF que pidió permanecer en el anonimato.

El portavoz negó que el asalto significara el inicio de una gran ofensiva militar terrestre, calificándola de una simple "operación especial".

Desde que las IDF emprendieron su "Operación Borde Protector" contra los milicianos palestinos en la Franja de Gaza el pasado martes, varios cohetes de largo alcance han sido disparados contra Jerusalén y Tel Aviv, ambas ciudades localizadas a más de 70 kilómetros de Gaza. Muchos de los cohetes fueron interceptados por el sistema israelí antimisiles Iron Dome, sin que causaran heridos.

En un comunicado emitido este domingo, las IDF aconsejaron a los residentes en el norte de Gaza abandonar sus viviendas en vista de una mayor operación militar israelí contra el enclave costero palestino.

La Fuerza Aérea de Israel lanzará este domingo volantes sobre las localidades del norte de la Franja de Gaza, apuntó el comunicado, explicando que los mismo pedirán a los residentes de Beit Lahiya mantenerse alejados de los sitios de operación y actividades de Hamas pues suponen un grave riesgo para su seguridad.

Los contenidos de los volantes también fueron transmitidos vía mensajes de voz y de texto.

Desde el inicio de la operación militar israelí, más de 800 cohetes fueron lanzados desde la Franja de Gaza hacia Israel, con 635 cohetes golpeado el sur, centro y norte de Israel, según cifras divulgadas por las IDF.

Unos 147 cohetes fueron interceptados por el sistema Iron Dome y las IDF han atacado unos 1.320 objetivos en la Franja de Gaza.

El conflicto, que hasta el momento ha dejado 156 palestinos muertos y más de mil heridos, no muestra señales de retroceso en la actual escalada